Sab. 17. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
Ámerica

PARAGUAY: CON EL AGUA AL CUELLO…

PARAGUAY: CON EL AGUA AL CUELLO…

Lo que no se pudo esconder...

ASUNCIÓN-PARAGUAY  (PrensaMare)  Un verdadero escándalo sacude al país. Asumió Antonio Rivas como nuevo canciller paraguayo, tras la renuncia de Alberto Castiglioni. La cabeza de este último rodó, tras conocerse el acuerdo secreto con Brasil sobre la represa hidroeléctrica binacional Itaipú.

Un hecho que también generó un pedido de juicio político contra el presidente, Mario Abdó Benítez, y su vice, Hugo Velázquez.

Además, se generaron otras cuatro renuncias de  importantes funcionarios.

Rivas era un diplomático con 30 años de carrera; ejercía como vicecanciller hasta su nueva designación. Ha prometido exigirle a las autoridades brasileñas el dejar sin efecto el polémico acuerdo energético. Un hecho que la oposición paraguaya entiende es perjudicial para el país.

Las condiciones del contrato obligaron a renunciar al titular de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), Alcides Jiménez. El mismo duró pocos días en el cargo; antes habían renunciado el anterior director de la ANDE, Pedro Ferreira, el embajador en Brasil, Hugo Saguier Caballero, y José Alderete, director del sector paraguayo de Itaipú Binacional.

Tras tomar estado público lo firmado, parlamentarios de la oposición conformaron una comisión bicameral de investigación para determinar las responsabilidades individuales de los funcionarios. Lo increíble del hecho es que dicho acuerdo se firmó en mayo, y recién se conoció dos meses después.

Este acuerdo significa para Paraguay pérdidas superiores a 200 millones de dólares. Allí se renuncia a energía más barata (producto de los excedentes de la represa binacional).

Del escandaloso acuerdo secreto surgen sospechas sobre el posible involucramiento del vicepresidente, Hugo Velázquez, en las negociaciones. El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), exige el procesamiento político de Velázquez, y del presidente, Mario Abdo Benítez. Los acusan de la entrega de intereses paraguayos, explicó Efraín Alegre, titular del partido. A ese planteo adhirieron el Frente Guasu (liderado por el senador Fernando Lugo), y el Partido Demócrata Cristiano, entre otros.

En el 2009 hubo un acuerdo firmado entre Lugo y Lula da Silva, brindando energía a los paraguayos a un precio adecuado a las necesidades de la población; y no tuvo nada de secreto.