Lun. 19. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

ARGENTINO EN LAS GARRAS DE LA DICTADURA DE BOLIVIA (por Oscar Rotundo)

ARGENTINO EN LAS GARRAS DE LA DICTADURA DE BOLIVIA (por Oscar Rotundo)

CARACAS-VENEZUELA  (por Oscar Rotundo, Barómetro)  Entrevista con el abogado Hugo Molares, padre del joven fotorreportero Facundo Molares Schoenfeld, víctima de una detención arbitraria y un sinnúmero de violaciones a los derechos humanos por parte de los fascistas usurpadores que ocupan el gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia.

La dictadura que gobierna Bolivia, ha hecho gala de un nivel de crueldad y avasallamiento a los derechos humanos más elementales, en el tratamiento que le ha dado a Facundo y a su familia, por ese motivo, en el marco de la entrevista al Dr. Molares vamos a transcribir un detallado desarrollo de las circunstancias en las que se produce su detención de la cual van a cumplirse 9 meses, a través del relato de su padre.

“Facundo Molares Schöenfeld es un ciudadano argentino, nacido en San Miguel (provincia de Buenos Aires) de 44 años, quien se encontraba en Bolivia realizando tareas de foto-reportero para la revista digital Centenario (https://revistacentenario.com/), y tenía planificado su retorno al país para fines del mes de octubre-principios de noviembre del año 2019.

A mediados del mes de octubre, mi hijo Facundo Molares me avisa, vía WhatsApp que se encuentra enfermo, que hace días está con fiebre, que no sabe si tiene hepatitis, dengue o paludismo y que estaría tratando de ser atendido.

Luego pierdo comunicación con Facundo por más de una semana, hasta que el día 11 de noviembre recibo un llamado telefónico anónimo, informándome que mi hijo, se encontraba muy mal y que estaba internado en el Hospital Japonés de Santa Cruz de la Sierra del Estado Plurinacional de Bolivia.

Frente a esta situación decido tomar un vuelo de urgencia junto a mi pareja a Bolivia, llegando a Santa Cruz de la Sierra alrededor de las 21.00 hs. del día 12 de noviembre de 2019. Inmediatamente nos dirigimos en taxi al “Hospital Universitario Municipal Japonés” sito en Av. Dr. Lucas Saucedo, Santa Cruz de la Sierra.

Al llegar al hospital, encuentro a mi hijo con asistencia respiratoria mecánica y en estado de coma farmacológico. Allí nos informan que mi hijo Facundo no presenta heridas recientes de ningún tipo, y el médico de sala me exhibe una placa radiográfica que evidencia signos de varios impactos símil a perdigones de plomo alojados en su cabeza, informándonos que los mismos son de vieja data y que no revisten peligro en la actualidad según el resultado de un ínter consulta realizada con un especialista neurocirujano. Tampoco registraba heridas o sangrado, ni orificio de entrada ni salida, tampoco hematomas provocados por el impacto de perdigones u otros proyectiles.

El motivo de su estado y posterior internación lo constituía una insuficiencia renal aguda. El Dr. Víctor Hugo Zambrana Director del Hospital Japonés de Santa Cruz, en diálogo con el canal Notivisión de Bolivia el día 14 de noviembre de 2019 afirmó que: “tiene una insuficiencia renal aguda, tiene un shock séptico, tiene un edema agudo pulmonar y se baraja la posibilidad de una intoxicación por plomo y también alguna otra posibilidad de Hanta virus, todos estos diagnósticos hacen que el paciente revista mucha gravedad…” (https://www.youtube.com/watchv=xBFlhQ3SjUI).

En función de la situación de público conocimiento que viene atravesando el Estado Plurinacional de Bolivia, y debido a las situaciones de abierto conflicto social con gran cantidad de heridos e incluso asesinados, al ingresar Facundo Molares como NN al Hospital Japonés de Santa Cruz de la Sierra se informó por protocolo a las fuerzas de seguridad. Una vez identificado por mí, como mi hijo Facundo Molares, ya que hasta ese momento estaba registrado como NN, “googlearon” su nombre y vieron que Facundo hasta el año 2017 había pertenecido a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, y a partir de ese instante ordenaron su detención.

Debo hacer constar que en esos momentos somos detenidos con mi señora por tres individuos quienes nos suben por la fuerza a una camioneta particular y nos trasladan 60 km hasta la comisaría de Monteros, donde nos encierran en celdas separadas, nos quitan los celulares y nos someten a duros interrogatorios durante 25 horas, sin permitirnos comunicación con el cónsul argentino ni con abogado alguno.

Durante toda la noche y el día siguiente fuimos sometidos a vejámenes y tortura psicológica, sin comida, agua, sanitarios y privados de sueño. Nos liberan gracias a la intervención de mi familia, y el cónsul argentino la noche siguiente bajo amenazas de muerte si nos quedábamos en Bolivia, impidiéndonos volver a visitar a mi hijo, por lo que tuvimos que abordar un vuelo de Aerolíneas Argentinas el día 14 de noviembre a las 02 horas,

Facundo fue imputado 16 días después de ocurridos los hechos, a esa altura de las circunstancias nadie lo había nombrado ni visto en esos lugares,  la causa penal donde se encuentra imputado es una causa colectiva donde además de él involucraron a varias personas, todas pertenecientes al gobierno del MAS o simpatizantes, como ser el intendente de Monteros, una ex diputada del MAS,  el médico, a Mirtha Sanjinez administradora del hospital donde le prestaron primeros auxilios, bajo el cargo de haberle brindado atención médica.

En realidad, utilizan su pasado como integrante de las FARC y las lesiones (de vieja data) que posee en su cuerpo para inculparlo. Debe destacarse que en la investigación penal habría personas identificadas por fotos portando armas de fuego y disparando en el marco de las manifestaciones; pero ninguna de esas personas es Facundo Molares. Por otra parte, Facundo llegó al Hospital con una infección y afectación renal de varios días según los médicos que lo asistieron (con elevados niveles de urea en sangre, retención extrema de líquidos, inconsciencia, entre otros síntomas), y fue internado 11 días después de ocurridos los hechos.

En definitiva, no existe imputación concreta, conducta humana específica, descripción de un hecho puntual y detallado del que se pueda defender”.

En este momento ¿cuál es la situación judicial en la que se encuentra Facundo, y que tipo de asistencia ha recibido del gobierno argentino?

La situación judicial de Facundo es un limbo jurídico, es victima de un proceso amañado y nulo de toda legitimidad. El se encuentra detenido con prisión preventiva en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro de Bolivia estando procesado, repito en forma totalmente irregular ya que se han violado todas las garantías a la legitima defensa, sin pruebas , deteniéndolo en estado de coma y esposándolo a la camilla en ese estado, sometido a una apresurada audiencia en silla de ruedas y bajo los efectos de fármacos, con una defensora de oficio nombrada ese mismo día o sea sin vocación ni preparación para su defensa. Y luego prácticamente fue secuestrado del hospital y llevado a dos cárceles en estado total de indefensión, semidesnudo, sin medicamentos ni atención medica.

Del Gobierno argentino Facundo no ha recibido ninguna atención, hemos peticionado de todas las formas posibles, pero no hemos logrado llegar a conmover a ningún funcionario político, todos contestan con evasivas burocráticas o no nos atienden sino a través de algún funcionario intermedio. Solo cabe rescatar la labor de la encargada de argentinos en el exterior y de asuntos consulares y en especial de los cónsules de Santa Cruz de la Sierra y de La Paz, todos funcionarios de carrera que se conducen con vocación profesional y muy buena disposición. Pero de los funcionarios políticos de este gobierno que supuestamente defiende los DDHH y han jurado por la C.N sus cargos, que en su articulo 75 inc 22 dispone que los Tratados sobre los DDHH y Concordatos tienen jerarquía superior a las leyes; y dado que los derechos contenidos en ellos son operativos para el Estado Argentino según pacifica jurisprudencia, no han respondido a la altura de las circunstancias, estos funcionarios tienen el deber de respetar y hacer respetar estos derechos.

“Los Tratados sobre Derechos Humanos no son hechos para beneficio de los Estados contratantes sino para la protección de los derechos fundamentales de los seres humanos” (Opinión Consultiva Nº 2 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos).

Hace unos días presentamos una carta abierta al presidente Alberto Fernández con cientos de firmas adherentes, y fue dirigida al primer mandatario al no encontrar respuesta en los estamentos intermedios, esa carta tiene que haber sido leída por el presidente y lo digo en el entendimiento que, si está dirigida a él, presentada formalmente en Casa de Gobierno, con sello de entrada y con el respaldo de mucha gente representativa de nuestra sociedad no puede ser de otra forma. Estoy entonces esperando una respuesta, el presidente responde a los niños sus Twist en forma muy simpática, en esa línea solo espero que le preste atención a la carta de un padre argentino que le solicita una gestión para su hijo enfermo e ilegalmente detenido por el gobierno de facto de Bolivia. 

¿Cuál es la estrategia de la defensa, sabiendo que, en el marco de la dictadura, las violaciones jurídicas arrancan desde la violación a la Constitución?

La defensa jurídica se basa en la utilización de los recursos legales y legítimos de que se disponen para logra la absolución de Facundo, esperamos que se pueda establecer la base jurídica ahora complicada por la pandemia y el cierre de los tribunales.  Y en otra dimensión la realización de las elecciones y la vuelta de la democracia.

La detención de Facundo ha tenido repercusión en el ámbito de los sectores militantes, democráticos y los defensores de los derechos humanos ¿Cuales son los pasos a seguir para desnudar la farsa montada con la detención de Facundo?

Por suerte el atropello sufrido por Facundo ha tenido justa repercusión en el mundo democrático y de los DDHH internacionales , toda esta acción de la dictadura boliviana estaba direccionada a silenciar por el ejemplo al periodismo libre y solventar una supuesta campaña internacional de complotados, viejo y desgastado recurso de las derechas tradicionales, mientras con la complicidad de la gran prensa privada encubrir la represión que ha ocasionado decenas de muertos, heridos y desaparecidos en el pueblo boliviano. Facundo estaba cubriendo los acontecimientos como foto reportero de la revista Centenario de Argentina todos los hechos que se sucedían en Bolivia durante y después de las elecciones, su cámara fotográfica seguramente con mucha documentación grafica tal vez comprometedora para algunos, su celular y sus documentos fueron sustraídos.

Sé que Facundo cuenta con el respaldo de muchísimos compañeros, militantes de DDHH y mucha gente que todavía cree que la vida debe ser más justa y solidaria.

Por la gravísima situación en la que se encuentra mi hijo, sumado a la violación de derechos elementales garantizados por Tratados Internacionales de Derechos Humanos, y puntualmente la Convención Americana de Derechos Humanos instamos a:

Que, de manera urgente, dado su deterioro de salud, es necesario se garantice la integridad física y psicológica de Facundo Molares Schoenfeld, proporcionándole la atención y el tratamiento médico especializado que necesita.

Repatriar a Facundo Molares a Argentina por razones humanitarias y de justicia, por respeto a sus derechos fundamentales, especialmente los derechos a la salud y a la vida;

Garantizar, una actuación transparente y justa de la justicia boliviana, y procediendo a la liberación de Facundo Molares de la injusta e inhumana prisión preventiva de que está siendo víctima y, revisando las violaciones en dicho proceso, retirando las imputaciones infundadas y el llamamiento a juicio, si no se encuentra hecho probatorio concreto de delito.

Y también, investigar de forma independiente e imparcial los hechos violatorios contra el padre, Néstor Hugo Molares y su esposa Silvana Irene Reyes, a fin de esclarecerlos, llevar ante un tribunal competente, justo e imparcial a los responsables y ejecutar las sanciones penales y/o administrativas dictadas.