Dom. 29. Nov 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

Y EL FUTURO DE MESSI…?

Y EL FUTURO DE MESSI…?

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  A nadie se le ocurre pensar a Lionel Messi marchándose del Barcelona. Porque de suceder, se confirmaría que se debió a una ruptura del jugador con la dirigencia.

El argentino está cómo en el ambiente del club, en la ciudad y con su presente-futuro, excepto… con la conducción del club (nada menos).

Si. Es real y certero que esta administración con Josep Maria Bartomeu a la cabeza ha hecho las cosas mal, tendiendo a empreorar. Se trata de un personaje autoritario, limitado en lo futbolístico (hablando del nivel top del club), que gusta y disfruta de ejercer el poder dañando al resto.

Y el club, concretamente el equipo, lo ha pagado, lo paga y puede llegar a pagarlo aún peor. Ni los culé, ni los compañeros de Messi, ni el cuerpo técnico imaginar un portazo del atacante. Creen que todo se calmará atendiendo a que el club tiene la posibilidad de cambiar de conducción en el 2021.

El hecho es que para que llegue ese momento –su ocurre- y se comiencen a ver los frutos –si ocurre-, falta mucho más que un año; posiblemente todo podría re-encarrilarse en el 2022…

Mientras tanto, Lionel y su padre analizan la posibilidad de ejecutar una cláusula existente en el contrato con el club. La misma le permite al interesado comunicar (y decidir) su salida; debe hacerlo en el corriente mes de mayo de 2020. De allí que en los pasillos del club existen comentarios, rumores, chismes, alarma, inquietud, temor.

Este Barcelona que en su momento fue el que mejor jugaba al fútbol y ganó too lo que disputó alcanzó dicho sitial –indudablemente- gracias a Messi. Fue un entrenador (Joseph Guardiola) y un sensacional plantel (Iniesta, Xavi, Busquet, Pedro, Piquet…), pero indudablemente que la diferencia la marcó el argentino.

Lo que le permitió al Barcelona, instalarse entre los top del mundo. Porque hasta antes de la aparición de Messi, el club era el n° 2 de España. Con el surgimiento de él, se transformó en uno de los n° 10 del mundo

Messi (como varios de sus compañeros actuales) se han cansado de Bartomeu y compañía. De sus torpezas; de sus errores manifiestos; de sus pésimas decisiones; de sus destratos; de sus maniobras personalistas donde –inclusive- lo llevaron a contrata a una empresa que opera desde Argentina “especializada” en maniobras en redes sociales. Una firma que brindó servicios al presidente Mauricio Macri, para atacar, desprestigiar y crear noticias falsas de sus opositores peronistas.

Esa firma fue pagada por el Barcelona para que atacara a… sus (propios) jugadores

Pero además existieron problemas a las horas de los refuerzos; a la hora de las renovaciones; a la hora de discutir contratos; a la hora de establecer pautas de un proyecto futbolístico;a la hora del trato cotidiano…

Si Messi ha seguido hasta ahora es porque la ciudad y el club son sus casas. No por la dirigencia; mucho menos por Bartomeu. Inclusive ha descartado –al menos- en los últimos años, 15 intentos (u ofertas) de otros clubes de diferentes lugares del mundo.

Pero… todo tiene un límite. Messi sabe que encara sus últimos años de su carrera, y posiblemente se le presenten otros desafíos deportivos, que desde este Barcelona ello es imposible de pensarlo y mucho menos encararlo.

Por cuestiones muy personalísimas, se sabe que el argentino no aceptaría jugar en EEUU. Su gusto (o imaginación) de hacerlo aunque fuera por 6 meses en Newell’s de Rosario, ha quedado en el pasado. Sabe que ir a jugar a su país, por un club determinado le significaría quedar en medio de un ambiente super-agresivo particularmente desde la prensa.

Lo de China es prácticamente imposible, pues significaría un cambio extremadamente grande para él y su entorno familiar. En cuanto a llegar a la Premier League, ello, desde la salida del Reino Unido de la Unión Europea lo hace imposible. Porque las leyes de dicho país –reinstaladas- establecen que los futbolistas europeos condenados a más de 12 meses de cárcel, tienen prohibido en el territorio británico (Messi fue condenado por delito fiscal a 18 meses de prisión, y 15 millones de euros de multa).

De esta forma, estos destinos que sí pueden pagar una cláusula de rescisión y los haberes de Messi, han quedado descartados. De allí que –para muchos-, Messi seguirá en sus casas. Aún a costa de tener que seguir conviviendo con un personaje como Bartomeu.

Igualmente, en el club existe nerviosismo...