Lun. 18. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
De todo

MALA NOTICIA PARA ‘TIPI’ RAMOS

MALA NOTICIA PARA ‘TIPI’ RAMOS

Memoria y justicia...

SANTA FE-ARGENTINA  La Cámara Federal rosarina revocó (por mayoría) la "falta de mérito" que había ´premiado´al ex diputado del peronismo, Julio Adelaido "Tipi" Ramos. Un político del norte santafesino devenido en macrista…

Una investigación por delitos de lesa humanidad lo desenmascaró de sus tiempos (década del 70), cuando era PCI (Personal Civil de Inteligencia; o sea: un empleado encubierto –espía- del Ejército, durante la dictadura).

El juez federal santafesino Reinaldo Rodríguez no encontró prueba alguna, y lo excultó (en julio de 2018) de las acusaciones de "privación ilegal de la libertad" y "tormentos" que sufriera el ex militante de la Juventud Peronista, y Montoneros, Luis Felipe Solé.

Rodríguez sostuvo que el "cuadro de pruebas" era "insuficiente". El fiscal Martín Suárez Faisal apeló, al entender que el magistrado había hecho un "análisis parcial y recortado del conjunto de evidencias reunidas" en la causa.

En abril de 2019 la Cámara le dio la razón al fiscal, al considerar que en el expediente "existen elementos de convicción suficientes para concluir que Ramos participó en el hecho que perjudicó a Solé". Así se expresó la jueza Elida Vidal (sumando sus votos sus colegas Fernando Barbará, Aníbal Pineda y Ricardo Moisés Vásquez).

Contrariamente a ello opinó el camarista José Toledo, que adhirió a la postura de Rodríguez (pero no le alcanzó y perdió 4 a 1).

Solé, que fuera preso político en diversas cárceles del país desde 1975, denunció a Ramos hace 35 años (¡). Ha afirmado que "entre fines de 1976 y principios de 1977" sacaron de la cárcel de Coronda, llevándolo a centro clandestino en la zona norte de Santa Fe, donde lo interrogaron por su hermano Alberto Solé.

Este último “Manco”, había militado en UES y Montoneros y pasado a la clandestinidad. Se estima que en agosto de 1977 fue secuestrado (permanece desaparecido).

Felipe Solé afirma que uno de los interrogadores era el citado Ramos. La primera denuncia la hizo su madre Ana María Rivas de Solé (ante la Conadep, en febrero de 1984). Él la ratificó ante el ex juez federal Héctor Tripicchio y la ex fiscal Griselda Tessio (en agosto de 1986).

Posteriormente hizo lo mismo en otros cuatro tribunales: en abril de 2011 (ante el juez Rodríguez); setiembre de 2011 (ante el conjuez Ricardo Lazzarini); diciembre de 2015 (ante el Tribunal Oral de Santa Fe integrado por los jueces Ricardo Moisés Vásquez, Beatriz Caballero de Barabani, Omar Digerónimo y Otmar Paulucci en el juicio de la megacausa que juzgó, entre otros casos la desaparición de su hermano, Alberto Solé); y en setiembre de 2017 (nuevamente frente a Rodríguez).

Tras el pedido del fiscal Suárez Faisal, Ramos fue detenido e indagado. Rodríguez ordenó la detención el 5 de julio; fue indagado el 6; y el 10, el magistrado le concedió la "falta de mérito" y su "inmediata libertad" (llamativo pues sucedió encontrándose en… feria judicial).

Ramos ha negado haber participado; negó los hechos; dijo desconocer el centro candestino de detención. Todo ello fue suficiente para que Rodríguez le creyera.

La jueza Vidal entendió que "existen elementos de convicción suficientes para concluir que Ramos participó en el hecho que perjudicó a Solé". Citó que Ramos operó como "Personal Civil de Inteligencia (PCI) con el alias de Ademar Rossi desde el 16 de julio de 1976 hasta el 1º de mayo de 1977, en su condición de 'infiltrado' en la UNL, lo cual es un indicador más de la probable de su intervención en el hecho que se investiga".

En Santa Fe se afirma que Ramos participaba de allanamientos a casa de estudiantes universitarios (a partir del golpe de Estado de marzo de 1976). Lo hacía acompañando a efectivos militares y policiales, él vistiendo de civil, y con una pistola calibre 45 en la cintura.

Inclusive en uno de los allamientos que efectuaron en un inmueble de Barrio Candioti, Ramos se encontraba “de visita”, y fue llevado detenido por los represores, en lo que se supo que fue una maniobra de engaño, para protegerlo en su papel de infiltrado estudiantil.

Ramos, siendo militante de Juventud Peronista (durante el gobierno peronista de 1973-1976), fue “detenido” por Montoneros y “juzgado” por hechos que algunos consideraron “traición”. Permaneció “detenido” y luego recuperó su libertad, y “lentamente” se fue alejando de su militancia. La duda está en saber si ya era un infiltrado del Ejército, o con posterioridad a este “juzgamiento” se pasó de bando...