Jue. 19. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

MADURO ABIERTO AL DIÁLOGO. OPOSICIÓN, NO

MADURO ABIERTO AL DIÁLOGO. OPOSICIÓN, NO

Queda al descubierto el golpismo "suave"...

CARACAS-VENEZUELA  El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo estar dispuesto a reunirse con enviados del grupo de contacto internacional impulsado por países latinoamericanos y la Unión Europea (UE).

“Estoy listo y dispuesto a recibir a cualquier enviado del grupo de contacto”, aseguró en rueda de prensa en el palacio presidencial de Miraflores.

Europa, tras una vergonzante decisión de reconocer al “presidente interino” Juan Guaidó, comprendió la gravedad del suceso y ahora busca descomprimir la situación. Porque la decisión de EEUU de derrocar a Maduro parece acercar a Donald Trump a decidir una intervención militar.

Una situación que podría transformar al norte de Sud América en un polvorín, que repercuta en todo el mundo. Porque además de las consecuencias que trae un conflicto armado, del que –seguramente-, ni China ni Rusia permanecerán indiferentes, dispararía el precio del petróleo.

Lo que afectaría sobremanera a los europeos que carecen de tal recurso, mientras EEUU dispone de reservas suficientes como para neutralizar cualquier suba mundial del crudo.

Por ello la alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, declaró que “La tarea que nos ocupa es urgente y esta urgencia proviene del empeoramiento de la situación que corre riesgo de desestabilizar a la región y no solamente la región”.

La respuesta de Maduro ha sido clara y concreta; si bien rechazó “la parcialización, la ideologización” que tiene ese grupo de contacto, se mostró dispuesto a recibir a los enviados del grupo y tener con ellos “contacto visual, contacto físico o contacto mental”.

Agregando: “Bienvenido el grupo de contacto de la UE, aunque les digo desde ya que estoy totalmente en desacuerdo con la parcialización e ideologización en que han caído producto del extremismo con que ven a Venezuela”.

Maduro se refirió al denominado Mecanismo de Montevideo, ideado por Uruguay, México y la Comunidad del Caribe (Caricom) como iniciativa para lograr la paz en Venezuela, explicando estar “preparado para dialogar donde sea, cuando sea y con quien sea” bien sea a través de su “persona directa” o “de enviados especiales”.

Frente a esa propuesta de diálogo, la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), que opera y funciona desde de Miami (Estados Unidos), rechazó lo que califican como un “irrespeto al pueblo venezolano” (¿?).

Para dicho mediatizado y minúsculo grupo, “plantear un diálogo y mediación con quienes usurpan el poder en Venezuela es simplemente colocarse del lado de quienes violan la Constitución” (¿?). Lo dice un grupo que ha reconocido a Guaidó como “presidente interino”…

A todo ello, se ha reforzado el gobierno constitucional, pues el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) declaró nula una “ley” que aprobó el Parlamento para una eventual transición en Venezuela. Ella fue anulada por contrariar la Constitución: “No existe en la Constitución mención alguna a un estatuto que pretenda dirigir una supuesta transición hacia un nuevo régimen de los poderes públicos al contrariar el texto fundamental es abiertamente nulo”, dijo el titular de dicho cuerpo.

Dicha “ley”, anticonstitucional, pretendía establecer la duración de un Gobierno transitorio y sus competencias políticas y económicas. También aludió a los catorce “representantes diplomáticos” que el Parlamento ha designando, que si bien no surten efecto jurídico alguno, constituye un delito, por lo que exhortó a la Fiscalía a realizar las “investigaciones penales correspondientes” contra esas personas.

El llamativo ‘razonamiento’ del antichavismo es que al desconocer el Parlamento (controlado por la oposición) la legitimidad del mandato de Maduro, el Ejecutivo debe ser ejercido por el titular del Parlamento, Juan Guaidó.