Mie. 14. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Notas

MACRI, DÓLAR Y LA CANASTA BÁSICA

MACRI, DÓLAR Y LA CANASTA BÁSICA

El presidente habla de "crisis", dando a entender que es un hecho transitorio...

SANTA FE-ARGENTINA  A diario, los argentinos asisten a una remarcación de precios en almacenes, supermercados, despensas y quioscos. La inflación no encuentra techo, ante una economía dolarizada, pero con salarios pesificados.

En medio de constantes aumentos, algunos productos han alcanzado el puesto ‘top’ en cuanto a incrementos. Se trata de huevos, harinas, pescados y algunas verduras.

Diversos estudios realizados por entidades intermedias, y analistas privados dan cuenta que de fin de diciembre de 2017 al 1° de septiembre de 2018 (8 meses), los incrementos (promedio) han sido del 35% en carnes, 33% en productos de almacén, y 23% en verdulería.

Todo ello en medio de una estimación inflacionaria que predijo el presidente Mauricio Macri para todo el 2018, del 15%...

Algunas muestras de los incrementos mayores son: harina de trigo (84%), pan (68%), atado de acelga (65%), huevos (64%), tomates (55%), pescado de mar (51%), batatas (40%), fideos para guiso (36%), pollo (entero, 36%).

Todo lo cual lleva a que el promedio de incremento de la Canasta Básica Alimentaria sea del 31% (¡). Tanto es así que una familia tipo (dos adultos y dos hijos menores) necesitaban en diciembre de 2017 de $ 6.100 para alimentación. Mientras que, al iniciarse septiembre de 2018, necesitan $ 7.991.

Todo ello en medio de una “recomposición” salarial con un ‘techo’ del 15% impuesta por el gobierno nacional. A este ritmo, se estima que el 2018 terminará con una inflación del 46%.

Para que se tome dimensión del drama que se vive en el país, debe tenerse presente que, en diciembre de 2017, el dólar equivalía a $ 19. Al comenzar septiembre de 2018 debía abonarse por el mismo, $ 39. Ello equivale a una devaluación del… 105%.

En una economía dolarizada es evidente que esa variable se trasladará a los precios, y continuará de la misma forma. Contrariamente a esa velocidad diaria (de remarcación), el poder de recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores (y jubilados) es mínimo, ante la tardanza en reunirse las paritarias y en decidir incrementos (para los primeros) y también para los segundos, ante un Estado (nacional y provincias) que han decidido fortísimos ajustes.

Para el presidente Macri la solución a lo que denomina “crisis”, es imponer más ajustes y recortes. Recetas que históricamente han fracasado. Inclusive se los demuestra el mismo poder de “los mercados”, que tras escuchar sus palabras, redobla la apuesta con más incremento del dólar y más devaluación.