Sab. 19. Set 2020, Santa Fe - Argentina
Eco-Ambiente

LOS RIESGOS DEL CABALLITO DE MAR PATAGÓNICO

LOS RIESGOS DEL CABALLITO DE MAR PATAGÓNICO

VIEDMA-ARGENTINA  (PrensaMare)  El comúnmente conocido como Caballito de Mar Patagónico (Hippocampus Patagonicus), habita en las aguas de la bahía de la localidad rionegrina de San Antonio Oeste.

Dicha especie se encuentra en peligro de extinción a causa del comportamiento humano que desarrolla procesos industriales, pesqueros y turísticos en el área natural protegida (que incluye a Las Grutas y El Puerto del Este).

Fue descubierto en aguas de San Antonio Oeste. Se trata de una zona muy particular por sus características geográficas. Posee amplias mareas que allí se despliegan lo que permiten el desarrollo de un ecosistema distinto al de la parte externa (que posee características propias de la Patagonia).

En dicha zona la población de caballitos de mar está siendo cada vez más afectada por la presión del comportamiento humano. Entre quienes más afectan se encuentran procesos industriales de la empresa Alcadis de la Patagonia (Alpat), empresas pesqueras, la urbanización que desplaza áreas naturales y visitas de turistas que seguía creciendo hasta antes de la pandemia.

Todo lo cual genera que el hábitat de estos animales se vaya desplazando, y que la población de la especie disminuya de manera alarmante. Tanto es así que durante los últimos 10 años se redujo en un 90%.

A esta especie se la puede hallar durante las mareas bajas; en otros sitios aparece dentro de los 20 a 30 metros de profundidad. Desde Bahía de San Antonio hasta Río de Janeiro (Brasil), esta especie tiene la cabeza a 90° respecto del cuerpo, y la cola es una modificación de la aleta caudal de los peces comunes (con la que se sujeta a los sustratos).

Tras aparearse, el macho es el que recibe los huevos, sufre un embarazo y tiene un parto; se alojan en una bolsa especial de su cuerpo, y allí los embriones comienzan a desarrollarse y crecer hasta unos 7 milímetros.

El período de gestación dura 20 días y pueden nacer hasta 1.000 embriones, pero el promedio es de unos 300 que en su mayoría son consumidos por otros organismos. La probabilidad que uno llegue a ser adulto es muy baja; crecen hasta 18 centímetros a lo largo de alcanzan entre 4 o 5 años de vida.

Muchos aprovechan su presencia para hacer negocios. Así, se los saca del agua y una vez que el caballito de mar muere, se seca al sol para que conserve el aspecto y los venden.

Los caballitos de mar, durante todo el año están en la bahía, y en invierno buscan más profundidad en el área natural protegida.