Dom. 03. Jul 2022, Santa Fe - Argentina
Notas

ELECCIONES EN FRANCIA: ALGO PUEDE CAMBIAR...?

ELECCIONES EN FRANCIA: ALGO PUEDE CAMBIAR...?

PARÍS-FRANCIA  (por Maria Sposito, PrensaMare)  Casi sin que el mundo se entere –ante la locura comunicacional de Ucrania-, los franceses concurren a elegir su presidente.

Dos fuerzas llegan posicionadas con crecimientos y ambiciones de ser dueñas del poder formal francés. Allí están la extrema derecha de Marine Le Pen y la izquierda de Jean-Luc Mélenchon; mientras que el oficialismo del neoliberal actual mandatario -Emmanuel Macron-, se encuentra a la mejor de las ‘espectativas’ (pero con un crecimiento de las antes citadas).

El resto de las candidaturas se han quedado ‘sin aire’. Ello incluye a sectores considerados de ‘ultra’ izquierda, comunistas, ecologistas, como el ultraderechista Eric Zemmour (panelista televisivo, columnista del diario conservador Le Figaro) y la derechista Valerie Pecresse (de Los Republicanos).

La Francia Insumisa...

Con su candidato Mélenchon, no pudo sumar a las izquierdas y los verdes, ni a los socialistas y comunistas. Los sondeos lo presentan tercero con un 15 al 17% de votos.

La derecha...

Liderada por Le Pen, aparece segunda en intenciones de votos con un 20 al 22%.

El oficialismo...

Que conduce Macron es considerado como posible reelecto al concentrar un 28 al 30% de las preferencias.

En cuanto al resto...

La actual intendenta parisina, y candidata del Partido Socialista, Anne Hidalgo, no logró despegar y rondaría –apenas- el 3%. El comunista Fabiel Roussel estaría entre un 4 y 5%. El ecologista Yannick Jadot, rondaría otro 4 a 5%. Pecresse –republicana- estaría en el 8%; Zemmour con el 10%.

Así, los franceses tendrán 12 candidatos, pero solo 3 con posibilidades de llegar al balotage. Con la particularidad que algunos aceleraron la pérdida de preferencias electorales al manifestarse a favor de la acción de Vladimir Putin en Ucrania.

Una campaña con pocas propuestas y donde los principales 3 candidatos coincidieron (llamativo?) en centrar sus ideas en ‘lo personal’, sin recurrir a la historia o trayectoria política.

Lo más claro que dejó la campaña ha sido el desastre político de la izquierda en general, que no solo no pudo llegar a una unidad, sino que se atacaron entre ellos, ‘olvidándose’ que el enemigo es el neoliberalismo encarnado por Macron.

Si alguien continúa imaginando una Francia progresista, es evidente que se ha quedado en décadas muy pasadas. Porque –gLo cierto es que en el fondo, más allá de los discursos y de las (posibles) buenas intenciones, quien obtenga el triunfo (en primera o segunda vuelta) posiblemente no le aporte absolutamente ningún cambio al país. Quizás ello responda a que en el fondo, uste o no- Macron con su accionar y discurso neoliberal ha logrado mantenerse desde su elección (en 2017), como uno de los principales políticos del país. Llegando a esta elección bien posicionado (acasi asegurándose el paso a la segunda vuelta).

La situación en Ucrania le permitió reforzar su candidatura al mostrarse como hombre “de la paz” (¿?). Aunque en verdad ha sido y es un seguidista del poder estadounidense pentagoniano en medio oriente.

los franceses no pretenden cambiar absolutamente nada; apenas desean un buen maquillaje.