Dom. 15. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Política

CORRAL: “SI” AL GATILLO FÁCIL

CORRAL: “SI” AL GATILLO FÁCIL

Ante todo la coherencia ideológica...

SANTA FE-ARGENTINA  Tras conocerse la nueva disposición represiva del gobierno de Mauricio Macri, ‘ideada’ por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, el intendente santafesino se manifestó al respecto.

El radical José Corral respaldó la nueva reglamentación represiva para las fuerzas federales. “Por supuesto que estamos de acuerdo con esta decisión, que no es una medida aislada, porque a partir de la decisión de Mauricio Macri implementada por la ministra Patricia Bullich, ya hay todo un trabajo desandado por parte del Gobierno nacional desde el primer día para enfrentar la inseguridad, el narcotráfico y las economías del delito. Es más: nos parece que Santa Fe debería adherir a este nuevo reglamento y que lo apliquen no solo los efectivos federales sino también la fuerza de seguridad provincial. Eso debe ir acompañado de una profunda reforma que incluya mayor capacitación y formación para los efectivos y una clara decisión política de garantizar el orden, la convivencia y la tranquilidad pública. Es un paso, pero no alcanza con una medida aislada: tenemos que poner el problema arriba de la mesa y enfrentarlo con todos nuestros esfuerzos y con todas las herramientas que tengamos a disposición. Hacerlo con determinación”, afirmo de manera clara y contundente a la prensa.

Agregando que “la gente necesita que la cuidemos, y las fuerzas de seguridad tienen que estar entrenadas y capacitadas… en ese sentido hay un camino para recorrer en la provincia de Santa Fe, pero nuestra policía tiene que contar con respaldo de las autoridades. No puede ser que tenga todas las de ganar el delincuente, el violento y el que está a veces en flagrante delito, y le atemos las manos a las fuerzas de seguridad, y que quede comprometido después el oficial involucrado en sumarios y procesos judiciales”.

Siendo aún más claro –por si quedaban dudas-, sostuvo que Santa Fe debería tomar este buen ejemplo de la decisión del presidente Macri y de la ministra Bullrich, para dar respuestas a demandas de la ciudadanía que está cansada de los robos, de la violencia, de las entraderas, de los arrebatos. Del sálvese quien pueda”.

Y continuó: “Es un tema que hay que poner arriba de la mesa, y asumir una decisión política que nosotros creemos que hasta ahora no hubo en el socialismo en los últimos dos períodos: ni Bonfatti ni la actual gestión ha tomado la decisión –a lo mejor por alguna limitación ideológica– de poner este tema como prioridad y hacer lo que hay que hacer”.

Luego, ocultando la problemática inflacionaria, la pérdida de puestos laborales, el debilitamiento de la pequeña y mediana empresa y el abandono de las políticas de inclusión, Corral coincidió con lo instalado por los medios hegemónicos, como tema principal para el país.

Por ello no dudó en sostener que “el tema seguridad es la principal preocupación de la gente. Es lo que notamos en el diálogo con los vecinos no solo de nuestra ciudad sino en toda la provincia. La mayor angustia y ansiedad la provoca el temor a perder la vida o tener un problema serio de violencia. Y nosotros, como funcionarios públicos, no podemos mirar para otro lado. Por el contrario: tenemos que tener permanentemente a las víctimas en nuestra memoria para tomar estas decisiones. Siempre hay que tomar todos los recaudos, pero lo que no podemos hacer es quedarnos de brazos cruzados ante la inseguridad”.

Para cerrar su coincidencia con la política represiva agregó que desde la Nación “hay un trabajo muy serio y cuidadoso de la ley, porque toma los protocolos de Naciones Unidas y se acerca mucho a lo que ya está vigente en países de la región, como Uruguay, Chile, México o Paraguay, e incluso Estados Unidos tiene protocolos parecidos”.

Habría que aclararle que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) recomienda a todos los Estados miembros, a dictar las regulaciones necesarias para establecer el principio de necesidad en el uso de la fuerza. También que los países citados o mostrados como “ejemplos”, no lo son tanto en cuanto a respeto, si se tienen en cuenta lo que soportan los estudiantes y comunidades mapuches (en Chile), el desamparo de los mexicanos ante las complicidades del Estado con las bandas criminales y narcos, y la represión que se practica en suelo paraguayo para con opositores, pueblos originarios y estudiantes.

En cuanto a poner de “ejemplo” a EEUU, quizás ello obedezca a que él se debe des-informar leyendo o viendo los medios hegemónicos de dicho país (o los argentinos), o también a algún posible compromiso que haya asumido con algún poder externo. No debe olvidarse que meses atrás fue invitado “de lujo” de la Fundación Rockefeller, para "capacitarlo" como dirigente del futuro...