Vie. 03. Dic 2021, Santa Fe - Argentina
PrensaMare en el mundo

CORONAVIRUS: IRRESPONSABILIDAD Y ODIO DE LA DERECHA

CORONAVIRUS: IRRESPONSABILIDAD Y ODIO DE LA DERECHA

https://suramericapress.com/coronavirus-irresponsabilidad-y-odio-de-la/

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare) La derecha argentina (o mundial), tiene límites…? No; en absoluto. Lo han demostrado históricamente. No es necesario efectuar un recordatorio de nombres y apellidos argentinos, latinoameticanos, estadounidenses, europeos y mundiales.

Cuando sus intereses están (o consideran estarlo) en riesgo, apelan a lo que sea, y además cuentan con las herramientas (políticas, jurídicas, institucionales, comunicacionales y hasta culturales), para justificarlo.

No es necesario efectuar un detalle o síntesis de tales acciones locales, regionales y/o mundiales.

Pero bien valdría la pena apelar a un breve racconto (aunque más no sea, como gusto personal): Adolf Hitler, Francisco Franco, Ernesto Geisel, Richard Nixon, Pedro E. Aramburu, Henry Kissinger, Adolfo Suárez, Augusto Pinochet, Juan M. Bordaberry, Álbaro Uribe, Mauricio Macri (en la foto con Domingo F. Cavallo), Sebastián Piñera, Jair Bolsonaro, Antonio de Oliveira Salazar, Anastasio Somoza, Jorge R. Videla, Benito Mussolini, Winston Churchill, Georgios Papadopoulos, Philippe Petain, José Ríos Montt, Alfredo Stroessner, Hugo Banzer Suárez…

Cuando un presidente argentino habló de los “100 años de democracia”, lo que en verdad estaba diciendo era que el poder anglosajón mundial ya no necesitaba de dictaduras, y ahora ‘regaba’ de democracias sus territorios controlados o colonizados.

Para qué iban a necesitar criminales militares, si sus socios civiles se reciclarían y asumirían las continuidades en los territorios que habían sido azotados por dictaduras cívico-militares…

Es que el poder mundial ya había infectado a las policías provinciales (o estaduales), controlaba escandalosamente los medios de comunicación y había efectuado una ‘limpieza ideológica’, matando o expulsando (exiliados) a cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas que pretendían construir en sus países, sociedades más justas.

Tantos los surgentes oficialismos como sus ‘oposiciones’ ya estaban (y están) domesticadas; salvo honrosas excepciones. Estas últimas, atacadas y acusadas de “populistas”.

Es así que –como en caso particular de Argentina-, los sectores que fueron los principalícimos aportantes de la parte “civil” de la última sangrienta dictadura (1976-1983), llegaron con los votos el poder formal, de la mano de Mauricio Macri.

Por ello no fue casual que durante su gestión (2015-2019) se asistiera a la más escandalosa expresión de bandolerismo y delincuencia disfrazada de “nueva política” (¿?).

No hace falta efectuar una cita pormenorizada de lo realizado por esta sociedad de derechistas, neoliberales, y antiperonistas. Allí está el país postrado, en default, destruido, con elevados índices de pobreza, indigencia, desocupación, subocupación, fuga de dineros, evasiones, contrabando…

Por ello, tampoco es casual que en plena pandemia hayan sido los adalides de los ataques a las medidas de cuidado, prevención y protección. Bajo la excusa de “no paralizar la economía”, alientan no respetar ninguna norma que disponga el gobierno nacional. Pareciera que se olvidan que quienes más destruyeron la economía argentina (y empobrecieron a sus diferentes sectores sociales), han sido ellos -siendo gobierno-, y sin pandemia alguna…

Inclusive hablan que se oponen a las medidas preventivas, “en defensa de la libertad” (¿?). De qué libertad… la de imponerle la muerte a decenas de miles de ciudadanos?

Tampoco es casual que esta gente tenga el mismo discurso de los peores personajes de las derechas y el neoliberalismo mundial, como han sido Donald Trump, Bolsonaro, Piñera, Mario Vargas Llosa, Juan Guaidó…

Esta gente es coherente, y para mantener en pie y agresividad su pensamiento (e intereses), no duda en hablar de “libertad”. Pero lo que en verdad quieren es que sus firmas y sus empresas no se vean afectadas en sus actividades.

El discurso del poder dominante centra todo en la economía y la pandemia. Pero sin pandemia (es importante recordarlo), Argentina fue dejada en default, con más del 40% de sus habitantes bajo el índice de pobreza…

Que el árbol no tape el bosque.

Desde el gobierno nacional, más allá de los cuestionamientos que se le puedan realizar por su lentitud, su tibieza, sus indefiniciones (que son definiciones), sus zigzagueos, sus contradicciones, ha planteado que en estos momentos pandémicos, primero está la vida. Y está bien. Es la mejor decisión adoptada.

Y si la derecha está en contra de ello, está claro que con esa simplificación se puede concluir en que el rumbo del gobierno –en ese sentido- es el correcto.

Frente a ello debe recordarse que Macri le dijo telefónicamente al presidente Alberto Fernández (“reclamándole” más aperturas), que “murieran todos los que tuvieran que morir”…

Es así que este gobierno argentino no solo debe luchar contra el poder del virus, sino con todo lo que a diario hace la derecha para debilitar sus políticas.

Con un descaro que asombra y causa miedo, el ‘economista’ y empresario derechista, macrista, Roberto Cachanosvsky escribió en una red social que “No recuerdo que con el golpe del 76 hubiese prohibición de circular después de las 0hs”…

Si, a pocos días de cumplirse 45 años del más sangriento de los golpes de Estados que sufrió Argentina, que dejó 30.000 desaparecidos, miles de muertos, decenas de miles de torturados y encarcelados, y cientos de miles de emigrados (internos y externos), este personaje pro-dictadura pretende hacer creer que había más libertad con Videla y su banda de militares y civiles criminales, que en la actualidad (¡).

Se ha ‘olvidado’ que en aquellos años se vivió bajo Estado de Sitio, y que en cualquier momento se podía ser secuestrado y terminar en alguno de los más de 400 (cuatrocientos) CCD (Centros Clandestinos de Detención)…

La derecha dio a conocer un comunicado, firmado por Juntos por el Cambio (PRO+UCR+CC), oponiéndose a las medidas de precaución sanitaria, cuando Argentina mostraba record de contagios.

Históricamente la derecha usa las muertes de otros para tratar de sacar ventaja política. Resultan impresentables desde lo político, lo ético y lo moral. Pero también desde lo simplemente humano.

Los crímenes de Aramburu e Isaac Rojas sirvieron para que Arturo Frondizi fuera presidente; las muertes de Cromañón le sirvieron a Macri para llegar a ser Jefe de Gobierno porteño; la tragedia ferroviaria (se les salió de control un intento amenazante, a algunos?) de Once, ayudó a que Macri fuera presidente; y todo apunta a que ahora pretenden usar las muertes por Covid-19 para sumar algunos votos que los ayuden en las elecciones legislativas 2021.

Opinar sobre la pandemia, lo hace cualquiera. Aportar ideas es otra cosa. Gobernar ante una realidad a la que no se puede escapar (la pandemia), es algo más grave.

El único objetivo de la derecha es responsabilizar de todo al gobierno. No solo aprovechan sus errores, sino que alientan a que la gente no cumpla con normas de prevención y con ello agudizar la situación. La derecha “necesita” aportarle cada vez más muertos a la pandemia, para así responsabilizar de ello al gobierno peronista.

Para ellos se trata de un simple cálculo numérico. Sin interesarle las consecuencias que dejará esa pandemia en millones de ciudadanos. Para ellos (y especialmente los medios informativos), no existen los miles de ciudadanos que se salvan de la muerte, gracias a las medidas del gobierno argentino.

Desde los medios de des-información, existe una clara campaña anti-gobierno nacional, con un bombardeo des-informativo. Confundiendo sobre las medidas preventivas; engañando respecto a un supuesto ‘fracaso’ vacunatorio; exaltando una falsa defensa de la “libertad”; instalando mentiras; efectuando comparativas entre países que carecen de validez e importancia.

La derecha posee una gran capacidad de aprovechamiento y uso de las situaciones, mostrando el máximo de hipocresía y cinismo.

Esta derecha que se oponía a la campaña vacunatoria, y hasta denunció por “envenamiento” a autoridades nacionales, es la misma que ahora reclama porque “hay pocas vacunas”. Cuando a fin de marzo 2021, Argentina está n° 20 dentro de los que más han vacunado en el mundo.

Un hecho importante si se tiene en cuenta que Argentina es un país tercermundista, en default, sin poder negociador, sin dinero para comprar. Donde en el listado de “privilegiados” para vacunar se encuentran a la cabeza EEUU, las potencias europeas, los ‘amigos’ (Brasil, Ucrania, Marruecos, Egipto, Arabia Saudí, Chile, Colombia…), Israel, Japón, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur…

Hablan de “libertad” quienes han sido socios activos de la última dictadura argentina Quienes han sido aliadísimos de los gobiernos neoliberales ‘democráticos’, que le impusieron el hambre, la desocupación y el sin-techo a millones de argentinos

Tuvieron “libertad” de elección esos argentinos…?


Texto completo en: https://suramericapress.com/coronavirus-irresponsabilidad-y-odio-de-la/