Dom. 15. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Economía

PELOPINCHO HACE AGUA…

PELOPINCHO HACE AGUA…

Otra muestra de la crisis argentina...

SAN LUIS-ARGENTINA  (PrensaMarePelopincho, la más reconocida fábrica de piletas de natación, ha despedido a 38 trabajadores ante la caída del consumo que afecta la actividad.

La información fue brindada por Héctor Goette, presidente de la empresa Sonne, situada en la localidad de Merlo, citando que se mantienen en la planta otros 200 empleados. A ellos se les garantizó la continuidad de las operaciones aunque ajustadas a una demanda muy disminuida.

“Hoy tenemos pedidos que son el 30 por ciento de lo que registrábamos a esta altura el año pasado. Si sumamos la compra potencial que se puede dar en los próximos meses estimamos que llegaremos a un 65 o 70 por ciento del trabajo que teníamos en 2018. Con esa situación tuvimos que ajustar nuestra plantilla con el despido de 38 personas para asegurarle la ocupación a los otros 200”, justificó Goette.

Sonne es una compañía familiar situada en el parque industrial en 1984. Allí produce las piletas Pelopincho y Tiburonzito. Los trabajadores en los últimos 2 meses cumplieron medio turno (sin reducción del salario). Pero en mayo se decidió reducir la plantilla en un 15%.

Esta es la primera vez desde 2002 que la fábrica tiene que recurrir a un plan de ajuste.

La firma no puede acceder a préstamos bancarios ante las elevadas tasas que debería pagar, por lo que solo puede trabajar con financiamiento propio. Lo que le produce fuertes condicionamientos.

Ellos no pueden escapar a lo que ocurre industrialmente en todo el país, donde se registra que el aparato industrial lleva 39 meses con destrucción neta de puestos de trabajo sobre 40 meses que computan las estadísticas del Ministerio de Producción y Trabajo del actual gobierno.

A los despedidos se les pagará el ciento por ciento de la indemnización. “El consumidor de las piletas es el que va a las góndolas y hoy no le alcanza para comprar alimentos, está comprando segundas y terceras marcas para poder acceder, y nosotros tenemos que apuntar a venderle una pileta. Existimos por el apoyo de los proveedores, los clientes y la gente que tenemos adentro de la fábrica. Me siento tranquilo porque esto no es un desmanejo de la empresa, es consecuencia de la crisis que vivimos en el país”, cerró el industrial.