Vie. 19. Jul 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

PRO Y UCR: SÁBEN LO QUE PASA EN EL PAÍS...?

PRO Y UCR: SÁBEN LO QUE PASA EN EL PAÍS...?

Cuando no se tiene rumbo, cualquier viento es bueno (para algunos)...

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial PrensaMare)  En medio de un país descontrolado, con un gobierno inexistente, con protestas en todos el territorio y con la inflación reinando, el único tema que parece “preocupar” a los medios hegemónicos y al presidente es “el control” del dólar.

Que para peor… dicen que debe gozar de total libertad, y no pueden controlarlo (en una de sus inconsistencias y contradcicciones propias del macrismo).

Frente a ello, tratar de re-posicionar al gobierno intentando mostrar la buena, regular o mala relación entre socios de este caos. O sea: entre el PRO yla UCR.

Ambos partidos han sido socios y responsables de esta devacle, que ahora lleva a algunos radicales a mostrar su clásico oportunismo electoral, y buscan “despegarse” de lo que han sido total y absolutos responsables junto a Mauricio Macri.

Se ha hablado hasta el cansancio de una (supuesta) cumbre (¿?) del mandatario con radicales. Y luego que la misma se “suspendió”…

Desde ambos lados de la misma moneda intentan dar “explicaciones” que pocos cereen. Ni siquiera ellos mismos, pero que la sustentan en el convencimiento que ello es “de interés” de la sociedad.

Macristas y radicales han brindado diferentes argumentaciones para defender que el encuentro no ha podido realizarse. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ha anticipado que le ofrecerán a los radicales que pongan el vicepresidente para el 2019.

Una muestra evidente de lo poco (o nada) que es el precio del radicalismo. Apenas un cargo como para ubicar algunos amigos o familiares en el senado (coimo ha hecho la vicepresidenta Gabriela Michetti). Por ello, los duros (duros?), Ricardo Alfonsín y Federico Storani “exigen” cambios en la política…

Después de 3 años (y se avanza hacia 4), han “descubierto” que deben realizarse cambios… Mientras esto sucede, existen otros radicales, que no quieren saber nada de (supuesto) “endurecimiento” y tratan de enviar mensajes tranquilizadores a sus jefes macristas.

El brujo jefe de gabinete Marcos Peña y el asesor Jaime Durán Barba, ya se han expresado puertas adentro del PRO, para que quien acompañe a Macri sea la misma Miuchetti (“no molesta a nadie”, dicen), o que sea una mujer que “le caiga bien a la gente” (¿?). Con lo que apuestan a cerrarle las puertas a ese cargo al radicalismo.

Ellos saben que la UCR no tiene vuelta atarás, y que dependen pura y exclusivamente del PRO para seguir subsistiendo políticamente. Porque su destino es la desaparición (hacia donde la conduce el mismo PRO).

A todo ello, algunos radicales “duros” salieron a plantear que “el mejor negocio” es dejar Cambiemos, y apoyar a Roberto Lavagna.

Consideran que esa apuesta es la mejor para la UCR y que otorga garantías de ganar. Pero además, de poder rodear y “coparle” el espacio a Lavagna, que cada vez está más solo (políticamente) y solo cuenta con el apoyo del socialista Miguel Lifschitz, de Marcelo Tinelli (¡), y de la prensa hegemónica.

Sin embargo en el PRO consideran que esta maniobra es inviable desde la cabeza de la UCR. Porque se arriesgarían a exponerse a durísimas réplicas por parte del gobierno, como de parte de los medios.

El presidente de la Convención Nacional de la UCR, Jorge Sappia, es otro de los que ahora aparece como “duro”, y quiere ‘patear el tablero’.

Cómo hace la UCR para limpiarse de su responsabilidad por lo hecho en Cambiemos por más de 3 años…?