Mie. 08. Abr 2020, Santa Fe - Argentina
De todo

LOS MEDIOS NO FRENAN EL ODIO Y LAS MENTIRAS

LOS MEDIOS NO FRENAN EL ODIO Y LAS MENTIRAS

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Días atrás, en enero, la vicepresidenta Cristina Fernández visitó las 2 grandes represas de Santa Cruz. Eso dio lugar a la aparición de una nueva mentira respecto a la Ruta Provincial 9.

Fue así que aparecieron en los medios los planteos de los sectores alineados con el macrismo, Cambiemos y los defensores del ex titular de Vialidad Nacional y ex ministro de Energía, Javier Iguacel. Sostuvieron que esa ruta debería haber sido pavimentada por un contrato incumplido con Austral Construcciones (empresa de Lázaro Báez).

Pero la verdad: es que nunca existió ese contrato de pavimentación. Lo que se licitó fue la construcción de una ruta de ripio que permitía ahorrar unos 500 kilómetros para visitar El Calafate (y así llegar a las grandes represas sobre el río Santa Cruz).

La firma Austral tenía terminado el 95,99%, pero la administración Cambiemos abandonó el final de la obra y el mantenimiento. Lo que generó que ella se deteriorara.

Ante ello, Cristina Fernandez reclamó que, como parte del costo de las represas y el pasivo ambiental que se produce, el consorcio constructor solvente la pavimentación de esa ruta.

La ruta 9 fue incluida entre las 51 obras denunciadas en la justicia, en una mediática causa –sin pruebas- que ha sido usada para la persecución política.

Lo increíble…: es que la ruta 9 no está entre las cinco obras auditadas. El tribunal no consideró que hubiera irregularidades. Tanto es así que a diciembre de 2015 (cuando asumió el macrismo), los trabajos estaban terminados y certificados, en un 95,99%. Pero de manera irresponsable, Iguacel canceló el contrato, como hizo con todas las obras que financiaba Vialidad Nacional.

La auditoría hecha…: por tres ingenieros de Vialidad, demostró que la firma de Báez cobró por la obra lo que construyó. Lo concreto fue que Cambiemos abandonó la obra sin terminarla (faltaba el 4,01%), y no le hizo mantenimiento. Fue así que la gobernadora Alicia Kirchner tuvo que hacerse cargo de ello, afrontando el ataque mediático, el acorralamiento del gobierno de Mauricio Macri y la asfixia económica.

La ruta 9 es el…: único acceso a las 2 grandes represas de Santa Cruz (la Cóndor Cliff y la Barranqueras). Porque debe recordarse que el odio de Cambiemos, hizo dejar de lado sus nombres originales: Néstor Kirchner y Jorge Cepernic. Durante el macrismo la ruta (sin terminar y sin mantenimiento) siguió siendo usada y se fue deteriorando cada vez más por el paso de pesados camiones.

Por la ruta de ripio transitan 10.000 toneladas por mes de materiales y maquinarias. Por ello, cuando Cristina Fernández hizo su reciente visita, se acordó que la empresa que usa la ruta (por su daño ambiental) se encargará de pavimentar la ruta 9 como una compensación.

Cuando Cambiemos…: realizó la mediática y politizada denuncia de la ruta 9, el inspector fue Martín Leonardo Cergneux. Un personaje que supo trabajar en Vialidad Provincial; que fue testigo de identidad reservada; que lo llevaron a declarar ante los fiscales (en plena feria judicial de enero de 2016). Cergneux fue funcionario e inspeccionó durante el mandato de Cristina. Luego regresó a su provincia, Entre Ríos. Y asumido Macri… denunció (¿?). Su testimonio se hizo sin la presencia de las partes. Inclusive denunció (¿?) que hubo irregularidades que él mismo omitió denunciar (¿?). Lo que lo llevó a terminar siendo… imputado.

Para sumar más: incredulidad al caso. Se tiene que la auditoría ordenada por Iguacel en enero de 2016, (para atacar a la gestión de Cristina), no observó diferencias significativas o de importancia. Se demostró que la obra estaba terminada en un 95,99%; que nunca se pagó por pavimentar nada; y que se habían hecho las tareas contratadas de 200 kilómetros de alcantarillas, enripiado y la base para que (en algún momento) se pavimente.

Respecto a que se presentó por parte de Cambiemos la sospecha de un plazo extenso de construcción, ello obedeció a que se trataba de un intransitable camino de tierra, y se afrontaba el trabajar en adversas condiciones climáticas adversas.

Cristina en su reciente visita propuso que el resarcimiento ambiental que debería pagar la empresa lo haga con la pavimentación (y no pagando en dinero). Un hecho que beneficiaría a la zona, la comunicación y el desarrollo turístico.