Mie. 14. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Deportes

ANALIZANDO EL RACING DE COUDET

ANALIZANDO EL RACING DE COUDET

Los medios hablan del "Racing puntero"; un liderazgo que no lograba desde el 2014. Pero...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Otro duro golpe para los racinguistas que se ilusionaban con un equipo que llegara a instancias finales de la Copa Libertadores, de la mano del técnico, Eduardo Coudet.

Una ilusión –por cierto- demasiado elevada, si se tienen en cuenta ciertos antecedentes…

Porque el equipo de Coudet ha mostrado ciertas debilidades en los momentos difíciles. Ha contado con un gran apoyo mediático, donde exageradamente se ha elogiado su juego, y se ha ensalsado sobremanera a su entrenador.

Pero lo cierto es que se trata de un equipo que ha intentado jugar –es verdad-, y lo ha logrado en pequeñas rafaguítas. Lo que hizo que la prensa instalara que “era el mejor equipo”. Algo que no pudo sostener ni en los números, ni en los intentos (de seguro, saludables), ni en los puntos.

Este equipo de Coudet que dejó una pobrísima imagen en los dos partidos ante River Plate (en especial el segundo), es el mismo que en la última fecha de la Superliga anterior, ante Colón y de local, ni siquiera fue capaz de quedarse con un empate, pese a que ganaba (con todo el apoyo de su público) de entrada.

Ese empate le alcanzaba para acceder a la Libertadores 2019. Y terminó perdiendo y sin nada. Luego debía apostar a ganar la Copa Argentina (y con ello lograr el acceso a la ansiada disputa), y quedó afuera dejando una lastimosa imagen.

En ambos casos el DT no dudó en ser autocrítico. Lo que “la prensa seria” ha valorado (¿?). Habrá que ver qué dijeron los jugadores de Racing puertas adentro de sus conversaciones, al escuchar a un entrenador que los expuso sin ningún miramiento crítico…

Un Racing que cayó en Copa Argentina ante el modesto Sarmiento chaqueño, y sin nada.

La dirigencia racinguista aceptó (todos) los pedidos de Coudet y conformaron un plantel copero. El tema es que han quedado afuera de las dos copas (Libertadores y Argentina), y ahora disponen de un mega-plantel (costoso por cierto), para la disputa de la Superliga.

Pero no todo termina allí. Porque este plantel cuenta con Ricardo Centurión, un jugador desequilibrante, en tanto y en cuanto se dedique a jugar. El problema del joven es que no puede controlar su vida fuera de la cancha. Sus acciones extradeportivas no son de las mejores, si bien la prensa es benévolo con él (lo que no ocurriría si hubiera seguido jugando en Boca Juniors…). Y no se sabe con certeza cuándo y dónde se puede contar con él, como un jugador desequilibrante. Pareciera que se empecina en seguir el mismo camino que otro exracinguista, como fue el santafesino Braian Fernández.

Su última acción en la revancha contra River Plate, tras la injustificada y vergonzosa burla de Enzo Pérez, ha sido una muestra de su descontrol, pero dentro de la cancha…

Pero en medio de tantos problemas, a “la prensa seria” y tan detallista para analizar y destripar a entrenadores como Guillermo Barros Schelotto, Jorge Almirón, Alfio Basile, César Menotti, Miguel Angel Russo… se le “ha pasado” analizar las actuaciones de Coudet como DT.

Porque pareciera –para esa prensa- que si Racing gana es virtud exclusiva de ese DT; y si pierde, es a causa exclusiva de los futbolistas.

Lo cierto es que el Racing de Coudet ha equivocado planteos, y ha equivocado formaciones. Es saludable que exista un entrenador que quiere que sus dirigidos jueguen bien al fútbol, y que busquen el arco rival. Pero para ello no alcanza con mostrarse con un desesperado al borde de la línea de cal, gesticulando y dando indicaciones. O acaso no existe la semana para trabajar con los futbolistas…

Pretender justificar desde “la prensa seria” que es saludable “cómo vive los partidos Coudet”, es un flaco criterio. Sería más interesante saber armar el equipo; saber plantear los partidos; y –especialmente- ser autocrítico puertas adentro, y no ante los medios.