Sab. 17. Abr 2021, Santa Fe - Argentina
Notas

FALLECIÓ PATRICK JUVET

FALLECIÓ PATRICK JUVET

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  Casi en silencio, falleció Patrick Juvet, quien por algún breve período de tiempo fue considerado un “rey de la música disco” en los años de los ’70.

Sus éxitos como ‘Où sont les femmes’ o ‘I Love America’ lo catapultaron a la fama musical mundial. Sin embargo, poco y nada pudo sostenerse y fue apagándose hasta perdérsele el rastro.

En plena decadencia, murió a los 70 años. Había nacido en Suiza, y falta esclarecer las circunstancia y motivo de su muerte, pues fue hallado sin vida en su apartamento de esta ciudad.

A su breve éxito le continuaron fracasos, y una forma inesperada de no saber cómo ‘defenderse’ de ello. Lo cual lo llevó al abuso de drogas y alcohol.

Originario de Montreux, nació en 1950. Representó sin mucho éxito a su país en Eurovisión en 1973; luego se instaló en Francia donde desarrolló su carrera, aportando al mundo un puñado de éxitos internacionales dentro de la música disco que reinaba a finales de los años setenta.

Primero llegó su tema Où sont les femmes (1977). Coescrito junto a su amigo, productor y músico electrónico Jean Michel Jarre. Éste hizo la letra y Patrick la pegadiza melodía.

Luego, triunfaron 'Got a Feeling' y, sobre todo, 'I Love América', temas compuestos en inglés (para el mercado internacional), con la producción de Jacques Murali y Henri Belolo. Esta última canción se convertiría en su mayor éxito. Originariamente era un tema de… 14 minutos, ideal para fiestas con música disco. Fue interpretada en un falsete similar al de los Bee Gees.

Eran tiempos en que la imagen de Juvet era la de un joven con melena rubia al viento; ropa de cuero y sonrisas.

Tras ese corto triunfo musical, siguió el silencio y el desconociento de él a través de los medios. Apenas alguna mención en algún medio francés, y nada más.

Tuvo una participación en la hermosa banda sonora de la película de David Hamilton Laura ('les ombres de l´été'); nada más.

Lo que le siguió fue lamentable. Apenas algo en la prensa amarilla, con relatos sobre su pésima vida amorosa; su depresión; el alcoholismo y las drogas.

Quienes todavía lo reconociían dicen que solía pasear por Barcelona con total tranquilidad, pues prácticamente nadie sabía quien era…