Mie. 25. Nov 2020, Santa Fe - Argentina
África

OTRO DESPLANTE DE WASHINGTON A MOHAMED VI…?

OTRO DESPLANTE DE WASHINGTON A MOHAMED VI…?

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  Desde hace décadas, las autoridades marroquíes buscan que EEUU se manifieste de manera efectiva sobre sus (supuestos) derechos sobre el Sahara Occidental.

Sin embargo, más allá de las claras maniobras de la diplomacia estadounidense de oponerse a los derechos del pueblo saharaui, no le da un aval total y pública a las ambiciones marroquíes.

En el 2017 Mohamed VI (foto) y sus asesores intentaron una maniobra de ‘acercamiento’ a Donald Trump que les fracasó. Fue cuando llegó a La Habana (Cuba) y se quedó esperando durante una semana que le otorgaran una audiencia con el mandatario estadounidense. Pero el “no” de Washington fue rotundo. A Trump no le interesaba tratar ‘un tema menor’ (para él).

El segundo desplante se produjo el 22 de octubre de 2020 en la sede del Departamento de Estado. Allí, ante los periodistas el subsecretario de Estados Unidos para Asuntos de Oriente Medio, David Schenker, se refirió a su última gira en Oriente Medio.

Cuando le preguntaron sobre su escala en Marruecos, donde Schenker se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores, Nasser Bourita -como explicó él mismo-, “para discutir las oportunidades para aumentar la cooperación económica y de seguridad y para promover aún más la asociación estratégica entre Estados Unidos y Marruecos».

Fue allí que un perdiodista preguntó si en dicho encuentro estuvo sobre la mesa que «Estados Unidos podría reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental si Marruecos se movía para normalizar las relaciones con Israel».

La respuesta de Schenker fue contundente: «Mire, no voy a hablar sobre el tipo de discusiones diplomáticas con estos países, pero ese no es un tema sobre la mesa en este momento. Sé que hubo varios informes a principios de este año, el año pasado, pero no es algo que esté actualmente sobre la mesa».

Fue así que otra vez se cayó la ambición marroquí por consolidar su ocupación del Sahara Occidental, para transformarlo en un definitivo ‘derecho’.

No es que EEUU sea anticolonialista; simplemente que es un tema –hoy- sin interés, pues entienden que entre Marruecos y los diferentes gobiernos que se suceden en España (y la indiferencia de los europeos) le garantizan que todo siga igual y sin cambios.

Washington entiende que esa pretendida y supuesta ‘indiferencia’ y no aval definitivo a Marruecos constituye lo correcto para evitar abrir un nuevo frente de conflicto, que –aunque nadie lo desea- podría terminar de manera violenta.