Mar. 19. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

WASHINGTON SIN CARETA

WASHINGTON SIN CARETA

Mostrando sus verdaderos intereses...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Por fin Washington se ha sacado la careta. Todo el palabrerío de “derechos humanos”, “democracia”, “justicia”, “libertad”, no han sido más que términos usados de manera descarada, por años por EEUU y Europa, respecto a Siria.

Ahora ha quedado plenamente en claro y demostrado lo que el mundo sabía que era la realidad. Tanto EEUU como sus socios europeos lo único que persiguen en suelo sirio es apropiarse de los recursos naturales.

Inclusive el papel de la ONU ha alcanzado un nivel de irresolución y de colaboracionismo como pocas veces se ha observado en el mundo. Lejos de establecer políticas de condena al accionar criminal que las potencias occidentales han aplicado en Siria, se ha llegado a esta instancia, en octubre de 2019, que el enviado especial de ONU para Siria, se reunió en Ginebra con los ministros de Asuntos Exteriores de Turquía, Irán y Rusia, pidiendo que se respete el alto el fuego en el norte de Siria.

Durante años han convalidado la agresión contra Siria. Y ahora hacen lo mismo con la invasión turca. Reclaman diálogo cuando las tropas de Turquía invasoras desde el 9 de octubre, han ocupado, perseguido, destruido, asesinado a sirios. Inclusive han forzado un éxodo de más de 150.000 habitantes de esas zonas.

Turquía invadió luego que Donald Trump le diera el beneplácito y deciera retirar tropas estadounidenses (invasoras también) del norte sirio. Fue un allanarle el camino, para que los turcos ingresaran sin tener problemas. Pero el retiro de tropas de EEUU no se produjo de los yacimientos de petróleo…
El 28 de octubre, con total desparpajo, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo que Estados Unidos responderá con una “fuerza militar abrumadora” para evitar que las fuerzas apoyadas por Rusia o Siria tomen el control de estos yacimientos petroleros.

De esa forma, retoma las palabras de Trump, que el domingo 27, dijo que Estados Unidos está “protegiendo el petróleo”.

Qué tipo de protección es está, en un territorio extranjero; sin que ese país (Siria) los haya llamado; y sin permitir que el dueño de ese petróleo (Siria) elerza el control del mismo…

Trump afirmo: “El petróleo es muy valioso, por muchos motivos. En primer lugar, fue el motor del ISIS. En segundo lugar, ayudó a los kurdos, porque básicamente se lo han arrebatado a los kurdos. Ellos se podían mantener con ese petróleo. Y en tercer lugar, puede ayudarnos a nosotros, porque también deberíamos poder tomar algo de ese petróleo. Y lo que pretendo hacer, tal vez, es llegar a un acuerdo con Exxon Mobil o una de nuestras grandes compañías para que vaya allí y lo haga correctamente. Pero no, estamos protegiendo el petróleo. Estamos garantizando su seguridad. Sin embargo, eso no significa que no hagamos un trato en algún momento”.

La expresión suena a la de un mafioso, un pandillero, un ladrón, un pirata. Acaso Trump no sabía que la banda terrorista ISIS robaba petróleo sirio y se lo vendía a firmas estadounidenses. Turcas y europeas…? Acaso no sabía que ese petróleo comprado a muy bajo precio (a los terroristas del ISIS o ‘estado islámico’) despúes era ingresado en el circuito normal y legal del petróleo mundial…?  Acaso no sabía que esos terroristas con el dinero recaudado (a costa del petróleo robado a Siria) era utilizado para comprar armas, vehículos y pertrechos…? Acaso no sabía que esos terroristas se aprovisionaban en el comercio (legal/ilegal) de armas de potencias occidentales…?

Nuevamente y de manera descara EEUU y sus socios dejan en claro que solo los mueve el interés de la apropiación. Y que aquellos que aparecen en Siria, utilizando el mismo discurso que Washington, Bruselas, Berlín, París, Madrid o Roma, son solo empleados a sueldo.