Mar. 21. Set 2021, Santa Fe - Argentina
Noticias

O MAIOR ESCÁNDALO DO MONDO...

O MAIOR ESCÁNDALO DO MONDO...

RÍO DE JANEIRO-BRASIL  (PrensaMare)  Desde las dirigencias del fútbol siempre reclaman “no mezclar la política con el fútbol”. Pero claro: en tierra del reinado de Jair Bolsonaro, puede courrir cualquier cosa.

Tanto es así que una pelea política interna terminó suspendiendo el partido de la Eliminatoria mundialista entre Brasil y Argentina, a pocos minutos de haberse iniciado.

Las autoridades sanitarias brasileñas afirmaban que los argentinos Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía, habrían fraguado la declaración sanitaria que obliga a hacer cuarentena a quienes estuvieron en los últimos 14 días en el Reino Unido (ellos juegan en dicho país).

Para tratar y resolver el tema quienes ejercen el control sobre el tema dispusieron de 3 días para ello, pues la delegación argentina ya llevaba esa cantidad de días en Sao Paulo. Pero no lo hicieron.

Se jugaban apenas 5 minutos cuando sorpresivamente se produjo la irrupción del partido, pues autoridades sanitarias aparecieron buscando a los argentinos que consideran infractores. Allí el partido fue detenido.

En verdad los jugadores “fraguaron” la declaración jurada o simplemente cumplieron lo que (silenciosamente y de palabra) acordaron dirigentes de la AFA, la Conmebol y la CBF...?

Acaso los jugadores (o el fútbol) tiene “coronita” y puede burlar las disposiciones sanitarias de un país?

Porqué se esperaron 60 horas (o más) y el inicio del partido para aparecer a buscar a los ‘infractores’?

Según la exigencia sanitaria brasileña, todo viajero ingresante al país debe declarar si procede de algún país con determinada situación de riesgo. En el caso de los 4 futbolistas argentinos, ellos además de declarar que procedían de Caracas (Venezuela) -donde estuvieron jugando días antes-, tenían la obligación de declarar que provenían de Gran Bretaña. Y no lo hicieron.

Se olvidaron? Fue un intento de burla? Fue una maniobra? Fue lo que establecía un (silencioso) acuerdo dirigencial?

Lo cierto es que lo que se establece en Brasil y están bajo control de la Agencia de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) debe ser respetado y cumplido por todos (incluso –vale aclararlo- por cualquier futbolista). Y el no cumplimiento –en plena pandemia-, debe ser sancionado.

Lo llamativo o sospechoso es que se dejaron pasar las horas, los días y se actuó cuando el partido ya había comenzado. No se trata ni de un “error”, ni de una “tardanza” en actuar. Se trató de una decisión y maniobra política.

Los responsables sanitaristas brasileños podrán argumentar que actuaron por “prevención”; pero lejos de ello debe hablarse de manipulación, arbitrariedad y poca vergüenza.

Lo que venga de aquí en adelante se resolverá –quién lo duda- entre 4 paredes y puede esperarse cualquier cosa.

Castigará la FIFA y/o la Conmebol a la CBF por la intromisión de autoridades (poder político) en pleno partido...?

Castigará la Conmebol a la AFA y/o los 4 futbolistas argentinos (‘fraguadores’) por incumplir normas (sanitarias) extra-futbolísticas...?

Castigará la FIFA a dirigentes de la AFA y/o Conmebol y/o CBF en caso de haber efectuado ellos un (silencioso) “acuerdo” para no cumplir las normas sanitarias...?

Respecto a la situación política interna de Brasil, ello es otra gran incógnita. Pero claro, desde la conducción de Bolsonaro, la dirigencia política, y la justicia, puede esperarse lo más sorprendente.

Lo concreto ha sido que el mundo ha asistido al maior escándalo do mondo...

Respecto al tema futbolístico, la fecha 10 (de 18), arrojó el empate de Ecuador y Chile 0-0; el triunfo de Uruguay 4-2 sobre Bolivia; y Paraguay-Colombia 1-1