Mar. 17. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

NEYMAR GOLPEÓ DENTRO DEL BARCELONA

NEYMAR GOLPEÓ DENTRO DEL BARCELONA

Una negociación extremadamente imposible...

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  Finalmente Neymar no fichó de retorno para el club catalán, y ello ha dejado secuelas –se afirma-. El brasileño ha sido un dolor de cabeza para el entrenador Valverde desde su llegada al banquillo del Barcelona.

Debió imaginar un armado táctico diferente –improvisando- cuando el atacante partió por sorpresa al PSG en agosto de 2017. Y desde que manifestó su deseo de retornar al club, ha condicionado los planes del entrenador al comenzar La Liga española.

Para peor, los azulgrana no han tenido un inicio exitoso en esta competencia 2019-2020.

Es sabido que dentro del plantel del Barcelona existía el deseo del retorno del brasileño; especialmente del lado de Lionel Messi. Pero las negociaciones del Barça con el PSG no fueron exitosas, y en ese interín, Valverde no sabía cual sería su ataque definitivo.

Lo cierto fue que en las negociaciones, la entidad azulgrana llegaron a poner en la negociación a Umtiti, Dembélé, Todibo y Rakitic. Un listado donde el croata en 2018-2019 fue el jugador más utilizado (junto a Busquets) con 54 partidos, pero que en esta nueva temporada parece haber perdido terreno. Mientras que Umtiti y Todibo han estrenado poco, y Dembélé está lesionado.

Pero respecto a estos ofrecimientos, también se supo que finalmente Dembélé, se negó a ser cedido al club francés; y la salida de Rakitic no pudo concretarse, ni al PSG, ni a la Juventus (la dirigencia culé deseaba su salida, pues es una de las fichas más caras del plantel). Todo esto generaba inseguridad en Valverde, que no sabía con quién iba a contar al inicio del torneo.

Lo cierto fue que el único en marcharse fue Rafinha, prestado al Celta, que se hizo cargo de su salario (aunque el jugador fue cedido tras haber renovado con el Barça). A todo ello, mientras se seguía negociando para re-patriar a Neymar, era un secreto a voces que Valverde no era partidario de su retorno.

Al técnico le sobran mediocampistas; en veremos con Rakitic; espera que se recupere Dembélé; no se sabe qué ocurrirá con Umtiti y Todibo; Semedo fue declarado intransferible –ante el pedido del PSG-, pero el entrenador confía más en Sergi Roberto.

Para el entrenador, a Semedo le cuesta entender los partidos. Para peor, las lesiones de Messi y Luis Suárez, afecta todo el funcionamiento, pues no se presiona bien arriba (ni preocupan tanto a los rivales), los del medio no hacen bien su trabajo, y ello repercute en la defensa.

Griezmann todavía no encaja en el funcionamiento, al igual que a De Jong. Sobre Busquets nada se puede decir, y en cuanto al brasileño Arthur, habrá que ver si aprende a hacer del control del balón un herramienta no solo de creación, sino para defenderse (con el balón controlado).

Está visto que el equipo necesita a gritos a Messi; no solo por lo que pesa ante el rival, sino para sus propios compañeros. Barcelona arrancó perdiendo en Bilbao, goleó en su casa al Betis y terminó siendo igualado (y desconcertado) en Pamplona, ante Osasuna. Para algunos todo este estado de ánimo e inseguridad es consecuencia del pésimo manejo dirigencial sobre la negociación por Neymar.

Los rivales se le animan y el propio Barcelona muestra inseguridades.

Mientras tanto, Neymar sigue en París, donde cobra 30 millones de euros anuales (¡); el Barcelona se desgastó en una estéril negociación adonde fue a sentarse sin plata y ofreciendo futbolistas (que al PSG no le interesaban); a Neymar no se desesperó nadie más por contratarlo; en el vestuario del Barcelona se ilusionaron con su retorno; Valverde quedó entrampado en esa noticia, que terminó por distraer a varios de sus principales dirigidos.