Lun. 19. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

CRISIS ECOLÓGICA Y DEPREDACIÓN NEOLIBERAL (por Homar Garcés)

CRISIS ECOLÓGICA Y DEPREDACIÓN NEOLIBERAL (por Homar Garcés)

ARAURE-VENEZUELA  (por Homar Garcés)  La crisis ecológica que envuelve al mundo -aunada a la aparición y extensión de la pandemia del Covid 19, sin distinción de clases, religión o nacionalidad- niéguese o no, tiene su origen en la acción depredadora del sistema capitalista, ahora en su versión neoliberal globalizada. Siendo así, la solución a la misma no puede limitarse a la implementación de reformas que solo buscan atender y minimizar el impacto negativo de las coyunturas que se vayan presentando, sin ahondar demasiado en sus causas, lo que sirve para mantener en un segundo plano todo lo relativo a la preservación de la naturaleza y, junto con esto, la necesidad de llevar a cabo una transformación estructural del modelo de civilización creado y sostenido por la lógica capitalista.

Bien lo confirma Michael Lowy al señalar que «el cambio climático empezó con la Revolución Industrial del siglo XVIII, pero fue después de 1945, con la globalización neoliberal, cuando tuvo lugar un salto cualitativo. En otros términos, es la civilización industrial capitalista moderna quien es responsable de la acumulación de CO2 en la atmósfera y, con ello, del calentamiento global». Una cuestión que comenzó a generar interés durante la década de los sesenta del siglo pero que no preocupó mucho hasta no conocerse la gravedad del deterioro incesante de la capa de ozono que protege a nuestro planeta, desde el ámbito científico hasta extenderse a la población en general.

El aumento no controlado de dióxido de carbono, el cual afecta altamente la química atmosférica, la alteración del ciclo hidrológico, la amenaza de destrucción que pende sobre la biodiversidad, la degradación de la fisiología de los suelos, los brotes de plagas y de enfermedades, la desaparición continua de grandes extensiones selváticas y boscosas, la extinción progresiva de especies animales y la urbanización incesante (creando todo tipo de problemas de infraestructura y de servicios) requieren soluciones prontas y radicales.

Las condiciones actuales que vive la humanidad y, junto con ella, toda otra forma de existencia sobre la Tierra está creando lo que algunos especialistas llaman el mundo connatural de la naturaleza. En referencia a este hecho, Erlie Ellis expresa que «desde un punto de vista filosófico, la naturaleza es ahora naturaleza humana; no hay naturaleza salvaje ya, sólo ecosistemas en diferentes estadios de interacción con los seres humanos que difieren así en su grado de naturalidad y humanidad».

La comprobación y comprensión de esta realidad cotidiana debiera constituir motivo más que suficiente para tomar cartas en este asunto, independientemente de lo hagan o dejen de hacer gobiernos y empresas, abocados como están, en su gran mayoría, en la promoción y sostenibilidad de los intereses del mercado capitalista. La depredación neoliberal capitalista tendrá que ser atajada, sin más dilación ni excusas, en función de la preservación de la vida en general de nuestro planeta, lo cual implica la búsqueda y construcción de una civilización de nuevo tipo, ajustada al interés colectivo y no únicamente a los intereses mezquinos de una minoría dominante.