Sab. 17. Abr 2021, Santa Fe - Argentina
Notas

VACUNAS FABRICADAS EN ARGENTINA, TERMINARON EN EEUU…

VACUNAS FABRICADAS EN ARGENTINA, TERMINARON EN EEUU…

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Mucho se ha hablado de la “cooperación entre Argentina y México” para la producción de la vacuna de AstraZeneca.

Sin embargo se ha convertido en un ‘tema top secret’, donde el silencio de los medios hegemónicos, demuestra a las claras que de ello no se debe hablar.

Los responsables –a nivel empresarial- son el multimillonario mexicano Carlos Slim y de colega social, el argentino Hugo Sigman (foto).

La materia prima elaborada en la planta de Hugo Sigman (en la bonaerednse Garín). La misma debía enviarse a México para fraccionar y envasar 12,8 millones de vacunas para Argentina, México y el resto de países latinoamericanos.

Pero se ha denunciado que dio envío fue… “desviado” por Sigman a Estados Unidos. Inclusive se afirma que las vacunas están en la filial de AstraZeneca en el Estado de Ohio. Luego de conocerse dicha noticia, fue el propio empresario el que así lo reconoció al derechista diario El País (de Madrid).

Desde el 18 de enero, Sigman ha despachado desde el Aeropuerto de Ezeiza, el antígeno necesario para producir 6 millones de vacuna en el laboratorio Liomont (de México). Se trató de envíos semanales; para que la vacuna comenzara a aplicarse a comienzos de marzo.

El tema fue que la empresa mexicana no la envasó, argumentando que sus proveedores estadounidenses no le entregaban los materiales necesarios (ello en razón que EEUU considera que tales productos son insumos estratégicos, y no pueden salir fronteras afuera).

Este inesperado atraso o incumplimiento, obligó a los gobiernos de Argentina y México comprar la vacuna Covishield (producida en India de la misma vacuna de AstraZeneca).

El tema podría convertirse en un escándalo, por lo que el canciller mexicano Marcelo Ebrard anuncio que la primera partida de los 23 millones de vacunas contratadas por Argentina estarían listas a finales de abril…

El tema es que dichos gobiernos al parecer (¿?) todavía no se habían anoticiado oficialmente (ni a través de sus agencias de inteligencia), que la mitad de esas vacunas fueron enviadas por Sigman a EEUU.

Porqué Sigman no detuvo los envíos a EEUU, no se sabe. Porqué ante las demoras mexicanas, Sigman no suspendió los envíos a México y resolvió apelar a laboratorios argentinos para resolver el problema, no se sabe.

Lo cierto es que Sigman envió 2 de los cargamentos que debían ir a México, a la filial que envasa AstraZeneca en el Estado de Ohio (EEUU).

El gobierno argentino debería citar a los responsables de la empresa de Hugo Sigman (que vive en Madrid) y pedirle explicaciones. Y si correspondiera, efectuar la denuncia ante los organismos y la justicia que corresponda. No se puede amparar nadie ante esta situación pandemíca en una irresponsable “libertad de mercados"…

El País publicó las palabras de Sigman diciendo que: “Ya hemos enviado el equivalente de 6.400.000 dosis desde Argentina a Estados Unidos y la semana próxima saldrán otras 6.400.000”.

Porqué desde el gobierno argentino no se interviene y prohíbe la salida de la materia prima (hasta que Sigman aclare), nadie lo sabe.

Porque el gobierno argentino no toma parte en semejante tema tan grave y determina que la producción de la vacuna (efectuada en la planta de Garín), sea fraccionada y envasada en laboratorios públicos y privados argentinos, nadie lo sabe.