Lun. 12. Abr 2021, Santa Fe - Argentina
Opinión

MURIÓ CARLOS MENEM, EL DOBLE TRAIDOR (Bruno Beaklini)

MURIÓ CARLOS MENEM, EL DOBLE TRAIDOR (Bruno Beaklini)

RÍO DE JANEIRO-BRASIL  (por Bruno Beaklini, artículo originalmente publicado em el Monitor de Medio Oriente: www.monitordooriente.com).

El domingo, 14 de febrero 2021, falleció el ex-presidente argentino, ex-senador y ex-gobernador de la provincia de La Rioja, Carlos Saúl Menem (1930-2021). El más emblemático traidor de la política argentina es hijo de una pareja de inmigrantes sirios de credo islámico sunita, Saúl Menehem y Mohibe Akil. El apellido fue “simplificado” por el sector de Migraciones y se transformó en Menem (https://www.pagina12.com.ar/323746-murio-carlos-menem?fbclid=iwar2ftpb9msxfaowmrddz-ye7s5g2ihmjf2vtna-phi3lksnyldfxpnt7oxg).  En la juventud hasta la década de 1980, Menem fue peronista, intentando ser leal al legado de Juan Domingo (al menos en el campo de la justicia social y de la soberanía nacional y popular de la Argentina). Su talento inicial era de “equilibrista” político, pues mantuvo los vínculos con la colonia árabe-islámica siria y se convirtió al catolicismo conforme la tradición de las carreras profesionales argentinas. En el peronismo, tanteó entre simpatías para la izquierda peronista y al “peronismo sin Perón” y la línea “del viejo”, vinculada a las 62 organizaciones históricas de la corrupta derecha peronista.

Carlos Saúl realizó dos traiciones. La primera y más visible es junto al patrimonio difuso del pueblo argentino, relacionado a la independencia del país y a las condiciones materiales de vida de las mayorías argentinas.  Cuando Menem afirma las relaciones carnales con los Estados Unidos (https://tede2.pucsp.br/handle/handle/20341), abandona una posición anti-imperialista y pasa a tutear como “vende patria”, no reproduciendo siquiera la hipocresía de los peronistas derechistas de triste memoria. Ya la segunda traición se hace visible cuando adhiere a la coalición que manda tropas para la primera invasión de Irak (https://www.eltiempo.com/archivo/documento/mam-59302). Esa es la punta de la historia, pero no su desenrolar.

Árabes-peronistas y héroes de la resistencia

Envar “Cacho” El Kadri (1941-1998) fue un joven pionero de la resistencia peronista y, posteriormente, de la izquierda de este setor político (http://ficip.com.ar/cacho-historia-militante/). Abogado, periodista, cineasta y guerrillero, hijo de padre libanés, luchó en situaciones de guerrilla rural y urbana. En el exilio, a partir de la dictadura militar de marzo de 1976, tuvo experiencia de combate al lado de la resistencia palestino en la primera fase de la Guerra Civil Libanesa (1975-1990). Lejos de ser el único, Cacho era un ejemplo de los jóvenes de origen árabe que se identificaron tanto con el peronismo como con el periodo de auge del pan-arabismo.

Menem era de otra generación, nunca fue un “muchacho de Perón”, pero circulaba muy cerca de los tocadores de bombos, jóvenes apoyadores de heroicos sindicalistas anónimo que resistieron al “golpe gorila” de septiembre de 1955 (https://www.infobae.com/sociedad/2019/09/16/16-de-septiembre-de-1955-una-violenta-revolucion-libertadora-desaloja-a-un-peron-hastiado-del-poder/). La integración de la comunidad árabe en la Argentina (que fue distinguida de la colonia en Brasil) contó con un gran contingente de “brimos, baisanos, sunitas”, a comenzar  por el propio Juan Domingo Perón, cuando ese se propone a integrar la primera generación de hijos de inmigrantes en la política Argentina. El vínculo con la tierra natal estaba asegurado y la lealtad por encima de casi todo ya era el perfil de aquella juventud en la segunda mitad de la década de 1940.

La relación con la Grande Siria y el Monte Líbano estaba mantenida, siendo que el mandato imperialista francés en el Levante tuvo inicio en 1922. Antes de la llegada de los franceses hubo mucha lucha, cuando de la fundación del Reino Árabe a través de la junción de los vilayets (primer nivel administrativo Otomano después de 1867) de Beirut, Aleppo, Dayr az-Zor, Damasco y el  mutasarrıf (gobierno autônomo de una región distrital con el Poder Ejecutivo directamente indicado por el sultán) de Jerusalén. Infelizmente, el Estado árabe duró porque nuestros “baisanos” perdieron la última Batalla de Maysalun , en julio de 1920. La previsible traición a los hachemitas materializa la conspiración Sykes-Picot-Sazanov, el acuerdo secreto entre las potencias aliadas que dividió las provincias otomanas en el Levante y en la Mesopotamia, además de   apoderarse del territorio hoy comprendido por la República de Turquía.

Entre julio de 1925 y junio de 1927 hubo la gran Revuelta Árabe-Drusa siria. La proclamación de la república no tardó, llegando en 1930, pero la tutela continuaba. Lo reculo de la prepotencia francesa se da en 1946, anticipando el huracán pan-arabista que iría a responder a las agresiones sionistas y el complot con el mandato imperialista británico en la Palestino Ocupada. Durante el siglo XX, buena parte de los vínculos de las familias de inmigrantes radicadas en la Argentina se mantuvo con la tierra ancestral, incluyendo Menem. Carlos Saúl se casa con Zulema Yoma después de los dos, argentinos hijos de sirios, tengan se conocido en la ciudad de Yabrud. Los vínculos son muchos, ambos proviene de La Rioja y tienen orígenes de clanes amigos en la Siria.

Perón consiguió la adhesión de líderes y asociaciones árabes argentinas. En 1948, de 200 diputados justicialistas, 25 eran de origen árabe (https://elpais.com/internacional/2018/11/23/argentina/1542983379_979721.html). Tras septiembre de 1955 hasta la debacle de la insurgencia contra la dictadura gorila y entreguista  instaurada en marzo de 1976 (concluida en diciembre de 1983), brimos y brimas  sacrificaron sus vidas peleando en las organizaciones de resistencia, estando en mayor volumen en la izquierda peronista, tal es el caso de la familia Haidar. Mirta Malena (profesora, http://www.robertobaschetti.com/biografia/h/4.html) y Adriana Isabel (médica, http://www.robertobaschetti.com/biografia/h/3.html) fueron secuestradas y asesinadas por los militares, transformándose en mártires de la Organización Político-Militar Montoneros. Su hermano Ricardo René Haidar (1944-1982, https://www.espaciomemoria.ar/2019/01/08/ricardo-rene-haidar/) participó de la contra ofensiva montonera hasta ser secuestrado y desaparecido en Brasil, en 1982, con la represión aún tuteando a través de la Operación Condor.

El Kadri, la familia Haidar y decenas de combatientes que fueron entrenar y luchar en los campamentos palestinos en el Valle del Bekaa y en el sur de Líbano (https://www.agenciapacourondo.com.ar/dossier/montoneros-y-palestina-la-parte-de-la-historia-que-faltaba) forman una epopeya del vínculo árabe-latino-americano. Sus jornadas merecen varios artículos de difusión en lengua portuguesa. En este texto expuse sólo algunos elementos para ejemplificar la doble traición de Menem.

El doble traidor

Infelizmente, el doble traidor no es excepción ni en la Argentina y menos aún en las monarquías de Golfo. El año de 2000, el entonces presidente Fernando de la  Rúa (aquel que fue huyó por el techo de la Casa Rosada cuando de la insurrección popular de diciembre de 2001) y el propio Carlos Saúl recibieron la Salman bin Abdulaziz Al Saud, antes del príncipe regente hacerse rey de Arabia Saudí. La Presidencia de Menem (1989-1999) donó el terreno para una gigantesca mezquita en el valorado barrio de Palermo, lo que no implica en problema alguno. Mas, además de eso, avanzó en la alianza que él propio hube ratificado cuando patéticamente la Argentina, bajo su mando, envió dos embarcaciones de guerra para la primera invasión de Irak.

De Menem podríamos escribir centenares de páginas y aun así sobraría asunto para interpretar quién fue elegido con promesas de alianza con el Mundo Árabe e inmediatamente se hace siervo de Bush padre. El mismo se dio en la política nacional. Hizo su campaña de 1989 con el visual del caudillo Facundo Quiroga y prometiendo. “Seguidme, no voy a decepcionarlos argentinos” (https://www.perfil.com/noticias/politica/siganme-que-no-los-voy-a-defraudar-y-otras-20-frases-inolvidables-de-carlos-menem.phtml). Menos de un año después de asumir dio inicio a una privatización absurda, liquidando el patrimonio nacional, hundiendo más de la mitad de la población abajo de la línea de la pobreza al final de su mandato.

Felizmente, el heroico pueblo argentino - con la valerosa contribución de nuestros baisanos – tiene trayectoria histórica y capacidades de resistencia mucho por encima de los traidores. Menem no fue el único, como el mismísimo empresario Alfredo Yabrán (otra figura siniestra que también tenemos que escribir, https://www1.folha.uol.com.br/fsp/mundo/ft23059806.htm), pero pierde de goleada delante del heroísmo y martirio de hijas e hijos de árabes que dedicaron sus vidas para la liberación de la Argentina. Como dice una de las canciones montoneras, la “gloriosa juventud argentina” siempre hará con los huesos de sus detractores y tiranos  escaleras para llegar a los cielos de las mártires.

(Bruno Beaklini -Bruno Lima Rocha Beaklini- es politólogo y profesor de relaciones internacionales de origen árabe-brasileña, editor de los canales del Estrategia & Análise.blimarocha@gmail.com | facebook.com/blimarocha | Blog: www.estrategiaeanaliseblog.com / facebook.com/estrategiaeanaliseoficial).