Mar. 18. Jun 2019, Santa Fe - Argentina
Economía

ARGENTINA: DOSSIER DEL FMI SOBRE LOS JUBILADOS

ARGENTINA: DOSSIER DEL FMI SOBRE LOS JUBILADOS

Lo que se pretenderá imponer en el país...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  El gobierno argentino analiza la exigencia que le ha presentado el FMI para el tratamiento de “la situación previsional”. O lo que es lo mismo: el ajuste que le exige aplicar a la brevedad, para continuar haciendo creíble “las transformaciones” en marcha.

El organismo considera que el país ‘sufre’ de una extrema dependencia de la tercera edad (¿?). Por ello recomienda reducir la tasa de reemplazo (la relación entre la primera jubilación que recibe un individuo y su último sueldo nominal). Ello significa reducir "el tamaño de los beneficios" que recibe cada persona en su jubilación.

Para ello exige extender la edad jubilatoria, reformar el sistema previsional para que haya más participación del ahorro privado y “repensar” las leyes laborales para la inclusión de los trabajadores de edad más avanzada, entre otras ‘ideas’.

Ello es lo que aparece en el informe llamado: The Future of Saving: The Role of Pension System Design in an Aging World (El futuro del ahorro: el rol del diseño de los sistemas previsionales en un mundo que envejece). Allí ‘advierte’ respecto a los peligros demográficos -y económicos-, de la declinación en la fertilidad y el aumento de la longevidad.

Que se eleve la cantidad de años que los seres humanos viven, constituye para el FMI un peligro, un problema. Por ello expresa que "Con las políticas actuales, los desembolsos de los sistemas previsionales públicos en las economías desarrolladas y emergentes aumentarán en un promedio de 1 y 2,5 puntos porcentuales del PBI respectivamente hacia 2050. Sin ajuste de impuestos y otros gastos, este aumento conducirá a una disminución proporcional en el ahorro público".

Es así que el organismo, ‘preocupado por las cuentas públicas’ quiere evitar “problemas”, y sostiene que es importante "impulsar el ahorro privado para la jubilación", y reformar el sistema previsional "de manera cuidadosa para evitar cortar el bienestar de los futuros retirados o alimentar la pobreza en la tercera edad" (¿?).

"Los países que tengan una macroeconomía y un sistema jurídico que lo permitan, y con ecosistemas financieros lo suficientemente desarrollados, deberían considerar complementar el sistema previsional público con un plan de pensiones de aportación definida", afirma.

Sobre la reforma previsional, el informe señala que las políticas relacionadas con el sector financiero y el mercado laboral deberían ser consideradas dentro de esos planes, introduciendo ya de manera clara la flexibilización laboral.

También llama a ‘repensar’ las contrataciones: "Las políticas pensadas para el mercado laboral deberían orientarse hacia la participación de los trabajadores mayores, la atenuación de las brechas de género y el fin de la informalidad". Lo último constituye toda una contradicción, pues las políticas fondomonetaristas generan desempleo y justamente: informalidad; más trabajadores sin relación de dependencia, sin aportaciones, y sin coberturas del Estado.

Tras haberse lanzado este inicio de la ofensiva contra el sistema provisional, los medios hegemónicos se encargaron de aclarar que el informe es una opinión (¿?) para "impulsar el debate" (¿?). Que "no necesariamente representan las del FMI, su board ejecutivo o su dirección" (¿?). Una forma de proteger a un organismo desacreditado, que donde se adoptan sus recomendaciones o ideas’, las poblaciones ven afectada y empeorada su calidad de vida.