Vie. 20. May 2022, Santa Fe - Argentina
Política

VIDAL QUIERE IR POR EL SILLÓN (DE RIVADAVIA)...?

VIDAL QUIERE IR POR EL SILLÓN (DE RIVADAVIA)...?

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Mucho antes de lo que los macristas imaginaban, se agita la pelea interna pensando en el 2023.

María Eugenia Vidal que contó con el apoyo de Horacio Rodríguez Larreta para encabezar la lista de diputados nacionales porteños en noviembre, ha reiterado su ambición de ir por la presidencia en el 2023.

Un tema que molesta a Larreta, que se considera “el candidato natural”, luego de ganarle la pulseada política interna a la sociedad Mauricio Macri-Patricia Bullrich.

Es cierto que Vidal y Larreta (junto a sus ‘equipos de trabajo’) se han reunido para analizar qué política llevar adelante (en nombre del PRO) para el 2022. Pero ello no ha evitado que la exgobernadora bonaerense ratificara a propios y a periodistas (que la contactaron a fin de año), que su ambición es ir por el sillón de Rivadavia en el 2023.

Interrogados sobre este tema, desde el entorno de Larreta expresaron que a ellos no les consta lo que sería una declaración-ambición de Vidal. Posiblemente –dicen- se trate de una maniobra desde adentro del macrismo que pretende que esa alianza política (Larreta-Vidal), se debilite o rompa.

Vidal, tras la estrepitosa derrota (reeleccionista) de 2019 en la provincia, prefirió –por un tiempo mantener un perfil bajo-, que posteriormente los medios hegemónicos fueron moldeando para re-instalarla y presentarla con ambiciones a nivel nacional.

A todo ello, Larreta pulseaba con Patricia Bullrich y el propio Macri; y su triunfo le permitió ‘imponer’ a Vidal como ‘su’ candidata a la cabeza de diputados (desplazando la ambición de Bullrich, que al final terminó ‘abandonada’ por Macri).

Para el larretismo –por lo bajo- sostienen que Vidal “debería” ser la sucesora natural de Larreta en la capital argentina y ‘olvidarse’ de la presidencia...

Lo cierto es que la misma Vidal no se queda quieta y va estructurando un equipo que tiene todas las características de imaginar una hipótesis presidencial (o no de Jefa de Gobierno porteño).

Se sabe que tras las elecciones legislativas de noviembre 2021, Larreta manifestó su desagrado por los votos obtenidos por ‘sus’ diputados. Una forma directa de cuestionar dicha performance a Vidal.

Pero por otro lado, algunas voces del vidalismo han dejado en claro que existió enojo de su jefa en cuanto al manejo electoral que hizo en la campaña Federico Straface, que era el Secretario General del Gobierno porteño (e impuesto por Larreta).

Mientras tanto, el mismo poderosos grupo financiero-empresarial que ha sostenido a Macri (en 2015), y que le pidió que diera un paso al costado (en 2019), ve con buenos ojos a Vidal. Tanto es así que ellos pretendían “bajar” a Macri (que podía perder, como le sucedió ante Alberto Fernández) y “dar pelea” con Vidal, para ‘contrarrestar' el poder político que tenía Cristina Fernández (en la otra lista, que al final se impuso).

Vidal está al corriente de este apoyo del establishment que juega a su favor; y Larreta también está enterado de ello...

De allí que a ambos le conviene mantenerse cerca y sonrientes; el pelearse no es negocio (por ahora), y hasta –quien dice-, podrían ser ambos la fórmula presidencial del macrismo para el 2023 (vaya a saberse con quien a la cabeza, y quien acompañando...).

Pero claro, en política nada es lineal ni seguro. Y allí están a la expectativa los experonistas devenidos en macristas, Cristian Ritondo (alineado con Vidal) y Diego Santilli (junto a Larreta). Si bien ninguno de ellos posee ‘fibra’ o plafond a nivel nacional... nunca se sabe. Máxime cuando aparece el establishment y los medios hegemónicos para imponer sus deseos.

Como se puede observar, el macrismo nacional juega sus cartas sin interesarle en absoluto qué pasa (o piensan) sus aliados radicales. Saben –mejores que nadie-, que este alicaído partido (en etapa de remate), tiene dirigentes que se conforman con poco y nada...

Tanto es así que Larreta le ha comentado ‘muy en privado’ a Martín Lousteau que sería un buen candidato a sucederlo a futuro... (no le había dicho lo mismo a Vidal...?).

Algo así como “pagarle” al devaluado radicalismo con la candidatura de Jefe de Gobierno porteño, mientras él va por la presidencia (y entonces: qué ocurrirá con Vidal...?).