Mar. 13. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Notas

MACRI Y LA REDUCCIÓN MINISTERIAL

MACRI Y LA REDUCCIÓN MINISTERIAL

Un nuevo organigrama en el Poder Ejecutivo...

SANTA FE-ARGENTINA  El presidente Mauricio Macri redujo la cantidad de ministerios. De los 19 (que él había establecido) baja a 10.

Esta maniobra es el resultado de un tironeo interno dentro del PRO, que es el espacio gobernante. Donde los aliados solo pudieron observar.

La primera lectura es que se trata de un mensaje para la sociedad y el mundo, donde el mandatario trata de mostrar ‘acciones’ ahorrativas, para bajar el déficit fiscal. Lo que hace pensar que si de un plumazo puede borrar áreas que él mismo había creado… ello significaría que en su momento no se justificaban.

Lo concreto es que esta reducción y el análisis de los apellidos de quienes han logrado ‘sobrevivir’, se puede concluir que hubo ganadores y perdedores. Y en este último sector debe ubicarse al Brujo Marcos Peña. El monje negro del macrismo ha quedado golpeado (y cómo).

Si bien él sigue como Jefe de Gabinete, su poder se ha visto reducido. Se ha quedado sin las vicejefaturas que estaban ejercidas por los empresarios Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Ambos ubicados en sus sillones por el propio Peña.

Pero Macri decidió que ahora exista un único vicejefe de gabinete, y eligió a Andrés Ibarra (que era el titular -del disuelto- Ministro de Modernización). Se trata de una persona de máxima confianza presidencial; de diálogo directo con él. 
Bajo la órbita de Peña han recaído la Secretaría de Comunicación (de Jorge Greco), el Sifema (de Hernán Lombardi), y el Plan Belgrano (de Carlos Vignolo), entre otras dependencias.
El titular de Economía, Nicolás Dujovne, se mantiene. Ocurre que su tarea actual de ser el nexo y negociador con el FMI hace que no convenga desplazarlo. Además de ser un leal a Macri, es el reaseguro y en quien confía el organismo para que aplique las políticas de ajuste que exigen.

Dujovne tendrá por debajo a Javier Iguacel (secretario de Energía). Se trata de un hombre de Techint que estuvo conduciendo Vialidad Nacional, luego un ministerio y ahora debe adaptarse a lo que le indiquen.
Uno que ha resultado ‘ganador’ es el Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio. Ocurre que tiene una buena relación con los gobernadores, intendentes y algunos legisladores. Y Macri lo considera clave para “atraer” peronistas deseosos de acercarse cada vez más al PRO.
El canciller Jorge Faurie continúa, pues es la garantía del no-hacer como política internacional. El radical Oscar Aguad retiene su cargo en Defensa, pues es el hombre de fluida relaciones con el sector más reaccionario de los militares. Patricia Bullrich continúa en Seguridad, pues se trata de una persona que sabe ‘adaptar’ los requerimientos del Pentágono y las recomendaciones de la embajada de Israel. Germán Garavano se mantiene en Justicia, pues ha cumplido con la estrategia de politizar dicho ámbito. Y Guillermo Dietrich seguirá ejerciendo en Transporte, al ser una persona de diálogo y confianza con las multinacionales.  
El Ministerio de Producción, con Dante Sica a la cabeza, sumó las áreas de Trabajo y Agroindustria. De esta forma (los exministros) Jorge Triaca Luis Miguel Etchevehere serán sus Secretarios.

Carolina Stanley que está al frente de Desarrollo Social, recibe la Secretaría de Salud (con Adolfo Rubinstein). Ella deberá pilotear el sensacional ajustazo programado para hospitales, vacunas e insumos médicos.
El Ministerio de Educación (con la jefatura de Alejandro Finocchiaro) contendrá a Cultura y Ciencia y Tecnología (que conducían Pablo Avelluto Lino Barañao).
Sergio Bergman ha sido relegado, y ello obedece a su ineptitud, incapacidad y torpeza para… no hacer absolutamente nada. Gustavo Santos, que conducía Turismo ha sido relegado ante un accionar que no pudo superar la mediocridad. De esta forma, ambos ministerios han sido rebajados y pasan a depender del Secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis.