Mie. 11. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
De todo

MANIJAZO DE ANGELICI…

MANIJAZO DE ANGELICI…

Preparando su lista oficialista...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  En el 2019 los socios de Boca Juniors deben elegir autoridades. Su actual presidente, el radical-macrista Daniel Angelici, no puede ir a una nueva reelección.

De allí que se entienda perfectamente su decisión de quitarle a Rodolfo Ferrari (su vice primero; 62 años), el manejo y relación con las peñas del interior argentino. Porque ellas resultan de vital importancia a la hora de votarse en diciembre próximo.

Angelici transcurre su segundo mandato; y desde el oficialismo deben definir la lista y candidaturas. Por lo pronto, Ferrari no será… Y se comenta en pasillo de La Bombonera, que podría impulsarse a encabezar la lista, el actual secretario, Cristian Gribaudo.

Ferrari ya había dejado en calro en algunas peñas su ambición de conducir el club. Angelici –tan apegado a las encuestas, como todo el macrismo-, quiso saber qué dirigentes boquenses medían mejor, y se encontró con que era el mismo Ferrari; mientras que Gribaudo aparecía como el peor posicionado.

Con esta decisión de quitarle poder político a Ferrari (fue “renunciado” de conducir el Departamento del Interior), Angelici busca “posicionar” internamente a Gribaudo, qué –carente de poder propio-, necesita del apoyo del actual presidente boquense, pero que a la vez lo transforma en rehén del mismo…

Desde afuera del oficialismo macrista, aparecen José Ameal y José Beraldi. Estos congregarían el voto ‘enojo’ de los boquenses que consideran a Angelici como el máximo responsable de no obtener la Copa Libertadores y de no tener un equipo más competitivo.

Pero lo cierto es que Ferrari –si decide jugar por fuera del angelicismo-, podría significar un problema para todos. Ello motivado en su tarea realizada con las peñas.

En la reelección de Angelici, éste logró 26.083 votos. De ellos, más del 10% (superaron los 3 mil), fue el aporte de las peñas del interior. Lo que significó de gran importancia para la victoria de Angelici.

Sin embargo, con el transcurrir de la actual gestión, Angelici (a Ferrari) lo fue raleando de la toma de decisiones y a no participar de la llamada mesa chica.