Lun. 25. Mar 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

CHINA DURO CON EEUU

CHINA DURO CON EEUU

La estrategia estadounidense del 'vale todo'...

MILANO-ITALIA  China exigió a Estados Unidos dejar de imponer medidas irrazonables a sus empresas y tratarlas de forma justa. De esta forma volvió a rechazar los cargos criminales contra Huawei, dos sucursales y su directora financiera, Meng Wanzhou.

Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo que Beijing defenderá con firmeza los derechos legales e intereses de sus compañías, y denunció la manipulación política escondida detrás de cada maniobra de Washington.

“Por mucho tiempo Estados Unidos ha usado su poder para desacreditar y arremeter contra firmas chinas específicas en un claro intento por perjudicar sus operaciones legítimas”, aseveró el funcionario.

Geng demandó a la Casa Blanca revocar la orden de arresto que pesa sobre Meng, quien permanece bajo libertad condicional en Vancouver tras ser detenida el 1 de diciembre de 2018. Por otra, condenó que Estados Unidos y Canadá abusen de su tratado de extradición y proceden con acciones insensatas contra ciudadanos chinos, en clara violación de sus garantías legales.

Esta ha sido la respuesta oficial china al conocerse la decisión de la Casa Blanca de acusar a Huawei de cometer 13 delitos (entre ellos conspiración y fraude bancario) mediante la supuesta violación de las sanciones a Irán, el robo de secretos comerciales a un rival estadounidense y lavado de dinero.

En una demanda penal presentada ante un tribunal de Brooklyn (Nueva York), el Departamento de Justicia también involucró a dos compañías afiliadas y a Meng. Más que un hecho relacionado con la justicia se entiende que esta maniobra estadounidense se enmarca dentro de las negociaciones en el conflicto comercial que en 2018 las hundió imposiciones de aranceles.

No es casual que la presentación judicial se realice horas antes que los negociadores de cada país deben sentarse en Washington y buscar avanzar más hacia resoluciones mutuamente satisfactorias. Este hecho deja en claro que es muy difícil negociar con EEUU que lejos de centrar las discusiones en una mesa de diálogo, apela a cualquier tipo de maniobra, judicial, policial y mediática.

También queda en claro que la tregua pactada el 1 de diciembre pasado entre los presidentes Xi Jinping y Donald Trump (para resolver las diferencias bilaterales) era sumamente débil. Lo que también ha quedado en evidencia es que China se mantiene con su política de negociación dialoguista y no ha caído en el juego del “vale todo” estadounidense. La paciencia china ha quedado altamente demostrada, al soportar y esquivar las arremetidas de EEUU, sin salirse de su objetivo de una salida negociada.