Lun. 10. Dic 2018, Santa Fe - Argentina
Política

MACRI: HABLA (Y ACTÚA) EN CHINO...?

MACRI: HABLA (Y ACTÚA) EN CHINO...?

Destrato y contradicciones de un presidente desorientado...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici)  Cuando Mauricio Macri asumió en diciembre de 2015, se afirmó desde su nóbel gobierno que el acuerdo que Cristina Fernández había firmado con China no servía.

Meses más tarde el propio macrismo lanzó una gran política para interesar a los chinos en el financiamiento de obras en el país y en intercambio comercial. En la Cumbre G-20, finalizada recientemente en Ciudad de Buenos Aires, el presidente argentino mostró toda su torpeza y servilismo.

En su intención por ser más trumponista que Donald Trump, puso al país en medio de la disputa comercial de ambas potencias. Y dejó algunas perlas (negras) propias de él mismo.

Un dato no menor, que la diplomacia mundial debe haber anotado… Porque ofreció verdadero destrato para con los chinos. Primero, cuando –luego del encuentro de Trump y Macri-, la vocera del estadounidense, Sarah Huckabee Sanders, dijo: “Hoy, antes del inicio de la Cumbre del G20, el presidente Trump y el presidente Macri se reunieron durante el desayuno para reafirmar la sólida asociación entre Estados Unidos y Argentina”. Agregando: “Ambos líderes reiteraron su compromiso compartido de enfrentar los desafíos regionales como Venezuela y la actividad económica depredadora china. Luego hablaron de la intención de Argentina de continuar con la agenda económica pro desarrollo del presidente Macri, y de ampliar el comercio justo y recíproco entre ambos países”.

Semejante calificativo (“predatory Chinese economic activity”) obligó a que un personaje de menor valor en la diplomacia regional, como es el canciller argentino Jorge Faurie, debiera salir de urgencia a tratar de explicar lo que no necesitaba explicación. Faurie declaró: “No creo que haya sido así”, sobre la reunión de los dos mandatarios. Con lo que intentaba interpretar algo de lo que él no tenía conocimiento exacto…

Pero si se relee nuevamente, afirma “creo”, con lo cual su ‘aclaración’, no niega la calificación de “depredadora”. Posteriormente el mismo canciller en tono a su mediocridad reafirmo algo que ni Macri negó: “Hablamos de la visita del presidente Xi a la Argentina pero ni usamos ni escuchamos esa palabra”.

Tras ello, que para los medios hegemónicos argentinos parece no haber sido un tema grave, se lanzó la mediática cobertura sobre el encuentro que tendría Macri con Xi Jinping. Fue así que destacaron la serie de acuerdos comerciales, de infraestructura y de cooperación aduanera que formalizaron.

Lo cierto es que mientras Macri se considera un gran negociador, el mandatario chino logró sus objetivos a muestra de respeto, “paciencia china” y el ‘anotar’ en el debe la expresión agresiva que calificó a su economía de “depredadora”. En diplomacia, muchas veces las repuestas inmediatas no existen; se apela al tiempo y a la memoria.

En concreto, China ha dado un nuevo avance en su política exterior, haciendo como que no escuchó la agresión verbal macrista. Seguramente que en Washington deben estar analizando esta actitud de Macri, que mientras se alínea con Trump y su proteccionismo, le abre la puerta al multilateralismo comercial chino. Un hecho que es considerado como una verdadera “injerencia” en América.

Macri retoma, tres años después de su asunción, la misma política que mantenía el gobierno peronista con China...