Jue. 15. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
De todo

MACRI, EL GABINETE Y SU MENSAJE MAQUILLADOR

MACRI, EL GABINETE Y SU MENSAJE MAQUILLADOR

Una nueva maniobra del gobierno para tratar de disimular la eterna crisis...

SANTA FE-ARGENTINA  La crisis que soporta el gobierno nacional no es pasajera. Lleva más de 2 años: se inició en el mismo momento en que Mauricio Macri asumió en diciembre de 2015.

Los medios –y algunos de los gobernantes- pretenden hacer creer que se afronta una “crisis” que se supera en pocos días. Pero lo cierto es que el gobierno del PRO y sus socios han llevado a Argentina a una situación crítica.

Tanto que el mismo mandatario que ha afirmado que tiene el “mejor equipo de los últimos 50 años”, se dio el lujo de reformular el organigrama gobernante, para ubicar a su gente en los ministerios, secretarías y subsecretarías que inventó a su medida (gusto y parecer).

Ahora, a casi 3 años de gobierno ya se habla de una re-formulación del gabinete y la desaparición de áreas ministeriales (¿?).

Cómo se entiende ello? Se trata de una autocrítica…? Se trata del resultado de un análisis con diferentes sectores de la sociedad…? Se trata de un “salto de calidad” gubernativa…?

No. Absolutamente nada de ello. Se trata solo de un maquillaje. De un cambio para que nada cambie. Porque Macri no cuestiona todos sus accionares que crearon esta eterna crisis, sino que considera que con algunos “retoques”, de organigrama y de nombres, se solucionará lo que –en verdad- no quieren componer.

Las reuniones en la quinta presidencial de Olivos se han sucedido por días. Lo cierto es que la situación del país, lleva al mandatario a tratar de ‘inventar’ una salida, a un camino que directamente avanza hacia el abismo.

A poco de haber claudicado con un “acuerdo” ante el Fondo Monetario Internacional, el Presidente dio la orden de… renegociarlo. Porque no se puede cumplir lo firmado.

Ahora Macri intenta cambiar la escenografía, pero el libreto es el mismo. Para ello, dará de baja a algunos ministerios y “transformará” (¿?) a otros. Y se habla de salidas: por ejemplo, de los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Un sacudón para el brujo Marcos Peña, que es el verdadero hombre fuerte del gobierno.

De las reuniones encabezadas (algunas, solo algunas…) por Macri, han tomado parte “Sonrisal” María Eugenia Vidal, “Chirolita” Horacio Rodríguez Larreta, el “brujo” Peña, “Muñequito” Nicolás Dujovne (Ministro de Hacienda), el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el “asesor” Jaime Durán Barba, el titular de la Cámara de Diputados, “Panqueque” Emilio Monzó y algunos otros… (sobrenombres impuestos por los periodistas que atienden los temas del gobierno).

El poder macrista a pleno. Con la mejor demostración que algunos socios, solo cuentan para acciones menores, como ha ocurrido con los dirigentes radicales, que no fueron convocados (¡). Y tampoco la “incendiaria”… por la conductora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

Desde el Gobierno consideran que han dado un gran paso al “reconocer” (¿?) la situación crítica, y trabajar para superarla. Han pensado “anuncios económicos” (pero dentro del mismo libreto). Y acciones mediáticas, para tratar de dar una imagen de acción y moral (menos ministros; menos empleados...).

Dujovne ha sido el encargado de dar el “informe” (¡) a la embajada de Estados Unidos, que muestra una preocupación superior a la del macrismo gobernante. En tal sentido, consideran desde dicha sede diplomática que no sería conveniente reinstalar las retenciones a la producción agraria, pues significaría confrontar con el principal aliado del gobierno.

Mientras tanto, desde diferentes sectores del Poder (y los medios), trataban de posicionar al ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, para que ocupe el sillón de Dujovne. Hecho que –por ahora- está descartado.

No porque sea un “imprescindible”, sino porque en estos momentos es quien maneja las negociaciones y contactos con la titular del FMI, Christine Lagarde. Y en estos momentos lo que menos quiere Macri es tener que comenzar a renegociar, con quien ya está… renegociando.

Lo cierto es que la desaparición de áreas –en definitiva- es dar cumplimiento a las exigencias del FMI, en cuanto a más ajuste, más despidos, para reducir el famoso “déficit fiscal”.

Un hecho llamativo si se tiene en cuenta que por otra ventanilla, el gobierno de Macri ‘regala’ dólares a sus amigos a precio de ganga, para tratar de recuperar lo que ellos llaman: “tranquilidad”.