Mar. 19. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

A SEGUNDA VUELTA EN UCRANIA

A SEGUNDA VUELTA EN UCRANIA

No es un chiste...

KIEV-UCRANIA  El actor cómico Volodymyr Zelensky (foto) y el presidente actual, Petro Poroshenko obtuvieron el mayor número de votos en la primera vuelta de la elección presidencial. Por lo que disputarán la segunda vuelta.

Según las leyes ucranianas, si ninguno de los 39 candidatos consigue más del 50% de los votos en la primera vuelta, los 2 candidatos con más votos competirán en la segunda vuelta del 21 de abril.

El resultado no sorprende, pues todo indicaba que el cómico se impondría al empresario chocolatero que gobierna el país.

Zelenski, según los sondeos y conteos iniciales redondeba un 30% de los votos. Con lo cual aventaja por un  10% a Poroshenko. Pocos se tomaban en serio su candidatura cuando la lanzó hace apenas 3 meses.

Los jóvenes han sido se principal fuerza electoral, y desmintieron a los ‘analistas’ que consideraban que ellos no irían a votar. En el este del país logró el 42% de los votos, y en el sur del país el 31% (de mayoría rusoparlante). Solo perdió ante Poroshenko en el oeste (más nacionalista).

El gran derrotado es Poroshenko y su derrota electoral obedece al gran descontento social por la dramática caída del nivel de vida de los ucranianos, desde que se produjo el golpe de Estado.

El presidente declaró: "Tenemos que unirnos y no perder el tiempo. Entiendo plenamente las razones de vuestro desafecto. Todo lo que hemos estado haciendo durante los últimos cinco años es para los jóvenes, para la futura generación". El clásico discurso de los empresarios neoliberales devenidos en nuevos políticos, que destruyen todo a su paso, con la promesa de un ‘venturoso futuro’.

Se justificó diciendo que "Esta es una lección muy dura para mí y para todo nuestro equipo. Pero el que no hace nada no se equivoca" (¿?).

El mandatario sumó votos geográficamente en el Donbas (9,6%) y en el sur (11,2%). En estas áreas todavía lo repudian por haber financiado el golpe de Estado que derrocó al presidente Víktor Yanukóvich.

A otra que no le fue bien es a la ex primera ministra Yulia Timoshenko, que logró un 13,87%. Igualmente ha sido un buen caudal, si se tiene en cuenta que enfrentó a un cómico de máxima popularidad, y a la estructura política del actual presidente.

Ella había perdido las presidenciales en 2010 (ante Yanukóvich) y hace 5 años frente a Poroshenko. A sus partidarios les dijo: "Les pido que vayan a los colegios y defiendan el resultado hasta el final. Luchemos por cada voto. El país está deseando el cambio. Espera que la mafia que está en el poder se vaya".

El cuarto candidato más votado fue el prorruso Yuri Boiko, ex ministro en el Gobierno de Yanukóvich, con el 11,08% de los votos.

Asistieron a votar el 63,48% de los ucranianos. Podían hacerlo más de 34 millones (aunque 5 millones residentes en los territorios controlados por los separatistas prorrusos en las provincias de Donetsk y Lugansk no votaron).

Los votantes le han dado la espalda al actual sistema de corrupción gobernante, pero todo indica que le pondrán el país en manos de un… cómico sin experiencia política. Su discurso estuvo centrado en combatir la corrupción y realizó una campaña que parece haber sido ideada por una estrella del rock.

Lejos de ser el ‘anti-sistema’, es más de lo mismo, aun que… sin ninguna experiencia (¡).

El rechazo de ciudadano común es a la clase política tradicional, a la elite política y a la oligarquía que instaló crisis tras crisis para empobrecer la nación, mientras ellos se enriquecen.

Zelenskiy, de 41 años, representó a un presidente de Ucrania en una serie de televisión que está disponible en Netflix. Nadie sabe a ciencia cierta cuál será su verdadero programa de gobierno. Ha dicho que eliminará la inmunidad parlamentaria (debilitando a los políticos ante el poder tradicional); prohibirá que quienes hayan sido condenados por corrupción ocupen cargos públicos (porqué la justicia lo permite…); y realizará referendos para decidir los temas importantes…

Dice que negociará con Rusia para terminar con el conflicto con los separatistas, lo que significa enfrentar a “los señores de la guerra” del Pentágono y Europa… (¿?).

Petró Poroshenko (53 años), se presenta como el único que puede contener “la amenaza rusa” y a Vladímir Putin. Prometió erradicar la corrupción, cuando él mismo es el resultado de ella…

Este personaje, fielísimo a los intereses del Pentágono y de la Unión Europea, es aceptado y apoyado por las clases dirigenciales europeas. En 5 años de su gobierno, la inflación ha subido del 0,5% al 8,18%; la grivna (moneda del país) ha perdido 3 veces su valor respecto al dólar. Increíblemente, pese a estar en guerra y a ser transformado el país en un mega-portaviones para los intereses militares de EEUU contra Rusia, su situación es mucho mejor a la de Argentina, donde otro empresario (comoel presidente ucraniano) gobierna desde hace 3 años.

Con el transcurrir de su gestión fue adoptando un discurso nacionalista y militarista (su lema: "Ejército, idioma, iglesia"), que ha hundido al país. Ha incrementado sobremanera el gasto en defensa para alegría de los fabricantes de armas y del Pentágono. El propio FMI considera a Ucrania como el país más pobre de Europa. Sus “logros” han sido la entrada libre de visado para los ucranios en Europa (¿?); y la separación (escisión) de la iglesia ortodoxa ucraniana, de la rusa.

Lo cierto es que occidente se puede sentir tranquilo. Porque los 3 candidatos más votados han apostado por seguir estrechando sus vínculos con Europa y todas las instituciones y organismos occidentales.

Sobre la posibilidad que en la segunda vuelta, Timoshenko apoye a Zelenskiy, el cómico lo desmintió: “Somos jóvenes, no queremos ver todo el pasado en nuestro futuro”. Como si el problema fuera de calendario…

Sin embargo, apelando al doble mensaje propio del “pasado”, nada ha dicho de sus vínculos con el oligarca Igor Kolomoiski (denunciado y protagonista de un escándalo bancario y en cuyo canal televisivo se difunde la serie de Zelenskiy).

Posiblemente por su falta de experiencia política y su desconocimiento, Zelenskiy no sepa que a la hora de tomar decisiones, de nada valen los pergaminos actorales, ni los chistes, ni las buenas intenciones. A esa hora el poder solo respeta y negocia con alquien que también tiene poder. Y él –por lo pronto- lo único que suma son televidentes y reidores.