Mar. 12. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA LUCHA DOCENTE EN LOS ANGELES

LA LUCHA DOCENTE EN LOS ANGELES

Un espejo donde mira el macrismo y el radicalismo...

SANTA FE-ARGENTINA  Demasiados problemas existen en la educación argentina como para atender a lo que ocurre en EEUU. Ese podría ser un pensamiento válido, sino fuera que lo ocurrido a tantos miles de kilómetros tiene gran similitud con lo que afronta en Argentina.

Tanto por lo ocurrido, como por lo que pueda suceder en pocos años.

Tengamos presente que recientemente se llevó adelante una inédita huelga de una semana por parte de los docentes angelinos. Fueron más de 30.000 docentes y personal escolar, encolumnados en el sindicato Docentes Unidos de Los Ángeles (UTLA). Una medida de fuerza por primera vez en… 30 años (¡).

Fue en demanda de más recursos para sus aulas, personal auxiliar y de biblioteca en cada escuela; menor cantidad de alumnos por clase; y mejores salarios. Junto a los docentes estucieron acompañándolos (pese a las inclemencias climáticas), padres, estudiantes, y solidarios. Realizando marchas, movilizaciones y piquetes.

Todo ello en medio de un blindaje informativo internacional. Un silencio total, para que el mundo no se entere. Tampco se conoció el triunfo de ellos, pues a la semana de las protestas, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), que es el segundo mayor distritEste triunfo ha repercutido en el país, donde ya otros docentes llevana delante luchas similares. En todos los casos enfrentan a los intereses corporativos que pretenden privatizar la educación pública.

El triunfo de la lucha ha sido superior a lo imaginado. Porque se lograron todas las demandas y más. Porque lograron poner un límite a las escuelas “chárter”, y de esa forma revertir la tendencia hacia la privatización. Inclusive en ciertas negociaciones, avanzaron obteniendo mejores espacios verdes en los campus, y hasta detener la pol´pitica de criminalización de los jóvenes. Inclusive se ha creado un fondo de defensa para inmigrantes.

Está claro que desde el poder político estadounidense se pretende avanzar con más fuerza hacia privatización de la educación, de las escuelas. En el caso de Los Angeles (Estado de California) elquien lleva adelante esa idea es el Superintendente Austin Beutner.

Se trata de un millonario banquero de inversión (especulador), que no posee absolutamente ninguna experiencia en el tema educativo. Algo así como los famosos Ceo del gobierno de Mauricio Macri en diferentes áreas. Este personaje llegó al acrgo a través de la elección de la junta escolar del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles en 2018.

En el 2018 se hicieron elecciones para designar a la nueva junta escolar. Se trató de una campaña donde se invirtieron 14,7 millones de dólares (¡). Dineros llegados de fondos externos, invertidos por los defensores de las escuelas chárter, y los grandes fondos de cobertura. Realizaron una ‘inversión’.

De esa forma se aseguraron la mayoría de candidatos a favor de las escuelas chárter y luego colocaron (“eligieron”) a Beutner en el cargo.

Una vez instalado en su nuevo puesto, Beutner apostó a dividir el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles en 32 distritos “modelo” (como ya se ha hecho en Detroit y Newark).

Las llamadas “escuelas chárter” tienen sustanciales ventajas para quienes quieren enriquecerse con la educación. Porque pueden despedir docentes fácilmente (que las escuelas públicas); pueden despedir a los alumnos (¡). Así, pueden ‘elegir’ a los estudiantes que tienen un alto rendimiento y a la vez ‘descartar’, echar, rechazar, a aquellos que tienen necesidades especiales o puntaje bajo en los exámenes estandarizados.

La experiencia muestra que las “escuelas chárter” agotan los recursos de las escuelas públicas de los vecindarios más pobres. Esta política privatizadora ataca a los estudiantes negros y los más pobres. No les interesa que se gradúen.

En el 2018 la mayoría de las huelgas docentes se produjeron en los estados de mayoría republicana; pero se nota un crecimiento que avanza también allí donde gobiernan los demócratas. Todo ello observado con gran preocupación por la secretaria de Educación nacional, la multimillonaria Betsy DeVos, que es máxima defensora de una educación solo para pudientes.