Mie. 14. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Economía

EL FONDO NO ENCUENTRA PISO

EL FONDO NO ENCUENTRA PISO

Todos los índices económicos y sociales preocupan en Argentina...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Mientras el Fondo (FMI) hizo su nuevo negocio, el otro fondo (el de la recesión argentina), no encuentra su piso.

Se había conocido que la actividad indistrial Pyme había caído el 7,4% en septiembre. Un dato aportado por la CAME (Cámara Argentina de la Mediana Empresa). Ahora la información se va ampliando.

En el rubro Fabricación de Productos Eléctrico-Mecánicos, Informática y Manufacturas el índica marca una caída del 9,7%.

La baja industrial no es una novedad, pues ya suma (con este último) el quinto mes consecutivo en descenso. El 60% de las empresas del sector finalizó el mes con bajas anuales.

En los 9 meses del año se acumula un retroceso de 1,5% (frente a igual periodo de 2017). Esto lleva a que las empresas estén trabajando con el 55,8% de sus posibilidades y el 31% cree que en los próximos meses la fabricación seguirá cayendo.

Los altos niveles de endeudamiento, las descontroladas altas tasas de interés (para cambiar cheques o tomar crédito), y el bajo consumo interno son los problemas que más afectan a las industrias.

Los 11 sectores relevados cayeron en la comparación anual. Las bajas más pronunciadas se preesentan en Productos de Metal, Maquinaria y Equipo (-10,8%), Material de Transporte (-10%), Productos de Madera y Muebles (-9,9%), Fabricación de Productos Eléctrico-Mecánicos, Informática y Manufacturas (-9,7%), Minerales no Metálicos (-9,6%), Calzado y Marroquinería (-9,4%), Productos Químicos (-8,3%) y Productos de Caucho y Plástico (-6%).

La inestabilidad y la imprevisión del futuro lleva a que ciertas empresas prefieren no vender ante el riesgo de no poder reponer luego el producto. Es así que las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri ha creado la paradoja que algunos fabricantes –cuando más necesitan vender-, prefieren retener su mercadería.

En cuanto a la búsqueda de dinero, las tasas para cambiar cheques no bajan del 70 por ciento anual (¡), lo que hace imposible cualquier transacción, a menos que los necesitados se encuentren en una situación crítica de autofinanciamiento y se vean obligados a ello, sin opción alternativa alguna.

Esta situación afecta la cadena de pagos, repercutiendo –lógicamente- mucho más en las pequeñas y medianas empresas.