Vie. 16. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Economía

VENTAS DE MAQUINARIAS AGRÍCOLAS, DEVALUADAS

VENTAS DE MAQUINARIAS AGRÍCOLAS, DEVALUADAS

La comercialización para el campo continúa sin levantar...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  La industria automotriz en el país acusa la caída en el mercado interno y avanza en las suspensiones de personal. Mientras tanto, todo indica que la producción de maquinaria agrícola marcha en el mismo camino.

Las altas tasas de interés afectan sustancialmente a este sector de la economía, que se queja por el retorno de las retenciones a las exportaciones y reclama por la sequía.
En el segundo trimestre del 2018 las ventas de cosechadoras cayeron el 52%, con respecto a igual período del año anterior. A su vez las de tractores, implementos y sembradoras registraron una baja de 27,9%, 23,6% y 20,5%, respectivamente.

La menor inversión en maquinaria agrícola ha sido la decisión inmediata. Desde la CAFMA (Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola) se quejan porque ha desaparecido la oferta de crédito para el sector. Apenas se están vendiendo sembradoras, proyectando la siembra de soja. Pero esta venta es el 75% de lo comercializado en el 2017.

Quienes disponen de dineros frescos, no piensan en invertir; apuestan al dólar o a las elevadas tasas de interés, para generar ingresos rápidos. La “libertad de mercado”, sin intervención del Estado fijando políticas en defensa de la producción y el trabajo, repercute en las inversiones en herramientas de trabajo.
El dólar tan alto hace que los funcionarios y algunos analistas aseguren que ello alentará las exportaciones de maquinaria agrícola. El tema es que no resulta fácil salir a ganar mercado, compitiendo con grandes firmas extranjeras que ya están instaladas en los diferentes mercados del mundo, y que venden con créditos incluidos.

Es así que las empresas nacionales, atadas al mercado interno (devaluado) pierden clientes (que destinan sus dineros en especulaciones financieras), y se van asfixiando. Lo que permitirá que se abran las puertas a empresas extrajeras que producen maquinaria agrícola.
Ninguna empresa argentina (Pyme) que necesita capital de trabajo, puede soportar una economía que “ofrece” tasas del 60%.

La crisis que va afectando a la industria de la maquinaria agrícola nacional, no se nota en las grandes urbes. Mucho menos en la capital argentina y el Gran Buenos Aires. Porque son pymes del interior, la gran mayoría situadas lejos de grandes centros urbanos, con importancia (económica, laboral y social) en su zona de influencia.

Sus bajas de producciones, o sus cierres afectan a pequeñas localidades. Estas fábricas tienen un efecto multiplicador, generando una circulación de dineros en cada localidad y región circundante. Eso no es tenido en cuenta desde el Gobierno de Mauricio Macri, pese a que continúan hablando de la defensa de “las economías regionales”.

Se asiste al inicio de una dura crisis en otro rubro industrial que afecta a miles de trabajadores (y sus familias) en el interior del país.