Sab. 19. Set 2020, Santa Fe - Argentina
Economía

YO LE QUIERO VENDER A RODRÍGUEZ LARRETA…

YO LE QUIERO VENDER A RODRÍGUEZ LARRETA…

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Otra mancha más para la administración macrista de esta capital argentina. Porque se descubripó un nuevo sobreprecio pagado por equipamiento sanitario.

Desde el gobierno nacional, los provinciales y municipales y comunales reclaman que los ciudadanos utilicen el barbijo. Un elemento indispensable –lógicamente- para uso médico, por parte de quienes, desde la salud, le dan lucha al COVID-19.

La falta de tales elementos hizo que al comenzar abril, el personal de hospitales porteños presentaran más de 25 amparos judiciales ante la falta de equipos de protección (enter ellos, los tapabocas).

Pese a la necesidad indispensable del uso de tapabocas, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta (PRO) ha tenido una actuación lamentable y cuestionable para disponer en tiempo y forma de este implemento fundamental de protección.

El gobierno porteño últimamente autorizó 8 adquisiciones de barbijos en plena pandemia. Se trata de mascarillas médicas que disponen –al menos- de 3 capas de tela; posibilitan la respiración normal; y son un único uso; tal como lo prescribe la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Sin embargo, es allí –al momento de la compra-, cuando surgen otros cuestionamientos respecto a la gestión macrista porteña. Se compraron algo más de 15 millones de tapabocas a un costo de US$ 11.087.224 a solo 2 firmas (a quienes se les había comprado en forma directa por más de US$ 6,2 millones, no pudieron entregarlos a tiempo y sus contratos fueron rescindidos…).

Las sospechas sobre las compras macristas han encontrado una tarea realizada por periodistas (El Programa Lupa, que integra el periódico Perfil), analizó las 8 contrataciones y se encoentró con que el mismo tipo de barbijo fue adquirido por un precio unitario de entre US$ 0,46 y US$ 1,60 (compras efectuadas en pesos).

Las oferentes fueron varias firmas, de diversos rubros (de informática hasta insumos médicos…). Donde los precios más elevados correspondienron a las intermediarias (que no fabrican).

Todas fueron convocadas de manera… directa por los funcionarios a cargo de las compras o por “intermediarios” (entre el Estado y las empresas).

Entre Dimex –argentina- y Norinco (China North Industries Corporation) se presentaron sustanciales diferencias de precios. El 6 de abril se compró a Dimex 3.400.000 barbijos a US$ 0,52 cada uno; los de origen chino, de Norinco costaron US$ 0,46 la unidad. A esta última se le adquierieon 5 millones de unidades por US$ 2.300.319.

El barbijo tricapa más costoso fue el adquirido a Grupo DVU SAS (empresa del rubro de la… construcción), que ofertó US$ 1,60 la unidad. Se le adjudicaron 210.000 mascarillas tricapa.

También hubo compras directas y abierta a 3 firmas más: a Storing Insumos Médicos (175.000 barbijos tricapa) a US$ 0,70 cada uno; a la mitad del valor que se pagó a Grupo DVU SAS.

También a la empresa Ultraline (por 325.000 barbijos tricapa) a US$ 0,74. Y a una empresa de… limpieza, la compra (de 60.000 barbijos) a US$ 0,89.

La compra directa es la que realiza un organismo convocando a una o varias empresas a ofertar por un producto; comprando. Mientras que en la compra directa y abierta, la empresa es adjudicada con la compra pero sólo entrega y cobra el producto si la Ciudad lo necesita.

Debe entrgar dentro del plazo de 90 días. El proveedor no percibe adelanto y cobra después de la entrega.

Perlitas de los negocios…: Storing Insumos Médicos es una empresa de insumos para diálisis y operó como “intermediaria”, importando los barbijos de China. El 30 de marzo, la Ciudad adjudicó a E-ZAY de forma directa la adquisición de 5 millones de barbijos tricapa a US$ 1,02 la unidad. Un contrato por más de US$ 5,1 millones. El 2 de abril transfirió a la compañía un adelanto de US$ 2.441.353.

Los insumos no fueron entregados en tiempo y forma. La transacción terminó en una causa judicial por presunto fraude que investiga la justicia. Amicibro había ganado ofreciendo cada barbijo tricapa a US$ 1,15, en un contrato de algo más de US$ 1,1 millón. Luego Salud porteña rescindió la compra porque no podía cumplir con los plazos acordados en la orden de compra.

En síntesis: nadie sabe cuáles son los criterios que se usan en el Gobierno de la Ciudad para decidir tal o cual adquisición. Mientras, algunos contribuyentes porteños sospechan que sus impuestos no sonmuy bien gestionados.