Sab. 17. Abr 2021, Santa Fe - Argentina
Política

LA ESTUPIDEZ NO TIENE LÍMITES…

LA ESTUPIDEZ NO TIENE LÍMITES…

SANTA FE-ARGENTINA  (por Flor Cris Antemo, PrensaMare)  Existe el límite para acciones estúpidas…? Evidentemente no. Constantemente suelen aparecer exponentes con diferentes acciones o habladurías, que abonan esta categoría.

En lo que refiere al ámbito nacional, nuevamente es la titular del PRO, Patricia Bullrich, la que aspira a convertirse en una de las ‘máximas líderes’ de los últimos agitados tiempos, tratando de no permitir que su jefe político –Mauricio Macri- le gane.

Es un “cabeza a cabeza”

Lo cierto que al inicio de abril del –también- pandémico 2021, esta política de multiples facetas y partidos, ha salido a darle “recomendaciones” (¿?) de cómo gobernar, al… presidente argentino (¡).

No se trata de una broma de mal gusto; no es el “Día de los Santos Inocentes”; no es una “broma de Marcelo Tinelli” (y sus cámaras ocultas). Es en serio, aunque no pueda tomarse como tal.

Tras conocerse los datos del Indec sobre la pobreza en el país, Bullrich dio a conocer una carta abierta al Presidente, en la que le indica cuáles deberían ser sus medidas “para salir de este desastre”.

Posiblemente Bullrich está sufriendo de amnesia, o lo suyo sea consecuencia o efecto de algún elemento que podría consumir, que la hace olvidarse que ella formó parte del gobierno democrático (desde 1983 en adelante) más corrupto y entregador de la vida nacional.

Es así que manifestó: “Sr. Presidente, usted plantea un dilema cuyas salidas son brutalmente crueles. Otra vez habla de número de muertes, cuando ya pasamos las 55.000, y con eso justifica 19 millones de pobres. Se trata de 3 millones de nuevos pobres. Por favor, no vuelva a la falsa dicotomía del año pasado, que nos significó una de las tasas más altas de muertos y de pobres”.

Su expresión muestra sus limitaciones intelectuales al efectual una mezcla de temas. Para ella, la pobreza aumentó por la extensión de la cuarentena durante el 2020.

Como si fuera una maestra le enumeró al presidente lo que ella considera han sido las causales del incremento de la pobreza:

“Por el shock económico derivado de la cuarentena eterna. El mundo entero sufrió la pandemia, pero nuestra economía fue una de las que más cayó”; “La clase media se vio destruida: cerraron miles de comercios, se perdieron empleos, los prestadores de servicios se quedaron sin demanda. Meses sin trabajar. Y cuando pudieron hacerlo nuevamente, con un ritmo mucho más lento, se encontraron con nuevos impuestos y un aumento a los Ingresos Brutos, como si nada hubiera pasado”; “La pérdida de más de un año de educación, que significa una pérdida de horizonte para las nuevas generaciones capaces de entrar al mundo del trabajo y del emprendedurismo”; Las mujeres que trabajaban en tareas domésticas también perdieron masivamente sus empleos”; “Las barreras ridículas como la doble indemnización, que no frenó el aumento de 2 millones de nuevos desocupados y que impiden la reactivación laboral”; “La suba permanente de impuestos, que impiden reabrir negocios cerrados por la pandemia y condenan a las familias a consumir ahorros…”.

Para superar lo que ella consider´en sus causales analíticas, recomendó “no a más planes y más transferencias”; apostar por una Educación transformadora “que conciba la revolución educativa, que se anime a discutirle al pensamiento conservador y retrógrado de algunos de los gremios docentes”; y, “animarse de una vez a sacar del medio a los movimientos sociales, que sólo sacan a la gente a la calle y que no han logrado construir un modelo demostrable que le dé al ciudadano una salida digna de la pobreza”.

Pero no solo hizo ello, sino que le planteó al mandatario cuales deben ser sus prioridades, diciéndole que no dedique “10 horas por día a ocuparse de los problemas judiciales de su vicepresidenta”; que se ocupe de la “pobreza, la desocupación, a entender las trabas que tiene la Argentina”; a romper los “esquemas fracasados”; acusándolo demás de repetir “todo lo que ya fracasó. No tiene el coraje de cambiar”.

Bullrich está tratando de consolidarse en un lugar del que la puso Macri y carece de sustento interno. De allí que semanalmente realiza declaraciones, y apariciones, tratando de estar vigente, y sumar adeptos entre lo más duro del macrismo.

Aspira a suceder a Macri como conductora del odio antiperonista.

De allí que esta ‘carta abierta’, lejos de haber sido un aporte para el gobierno, en verdad ha sido una nueva maniobra política. Por ello sus expresiones han sido acompañadas por Waldo Wolff (antiperonista, diputado del PRO y dirigente de Amia), Eduardo Amadeo (renegado del peronismo; macrista); Jimena de la Torre (empleada del macrismo en diputados); Jorge Enríquez (diputado del PRO); Silvana Giudici (antiperonista, radical, legisladora porteña del PRO); Gerardo Milman (“progresista”, militaba junto a Margarita Stolbizer, PRO); y Omar de Marchi (mendocino, diputado, PRO), entre otros.

Bulrrich no quería la cuarentena (que evitó tantos miles de muertes). Seguramente coincidía con su jefe, Macri que era partidario "que se mueran los que se tengan que morir".

Nada de ideas. Mucho de odio. Más de lo mismo.