Dom. 17. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
Asia

CAMBIOS MINISTERIALES EN ARABIA SAUDI

CAMBIOS MINISTERIALES EN ARABIA SAUDI

No todo está bien en la monarquía...

PALERMO-ITALIA  (PrensaMare)  Recientemente, el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, anunció otra reestructuración del Gabinete en menos de un año y cambia a los ministros de Exteriores y Transporte.

Así, han llegado al gabinete el príncipe Faisal bin Farhan bin Abdulá Al Saud, que antes se desempeñaba como embajador de Arabia Saudí en Berlín (Alemania), que se transformó en el nuevo ministro de Exteriores (en sustitución de Ibrahim al-Asaf Al Saud).

El otro cambio de importancia, fue cesado el ministro de Transporte, Nabil al-Amudi, y accedió al cargo Saleh bin Naser al-Jaser.

Es bueno tener presente que Bin Abdulaziz había destituido (a fin de 2018), a Adel al-Yubeir como ministro de Exteriores; siendo reemplazado por Al-Asaf (quien hasta esa fecha era el titular de Finanzas).

Ese cambio de importancia se produjo poco después del asesinato del periodista crítico saudí Jamal Khashoggi. Accionar donde todas las miradas recaen en el príncipe heredero Muhamad bin Salman Al Saud.

Esa muerte, que en verdad resultó un secuestro de la víctima al realizar un trámite en el conuslado de Estambul (Turquía), seguido de tortura, asesinato y desaparición del cuerpo, fue un duro golpe internacional para la monarquía saudita.

Ese hecho generó rechazo en potencias occidentales, que afectaron la economía saudita. Por otra el régimen tiene presiones para que ponga fina a la criminal agresión que lleva adelante contra Yemen, y que ya ha provocado la muerte de 140.000 yemenitas.

Mientras la economía interna ha entrado en una recesión, que ha originado la salida de cientos de miles de trabajadores que, ante la desocupación, han preferido emigrar.

Por otra, el Ejécito y Yene y sus aliados del movimiento Ansarolá, le han asestado un durísimo golpe, al atacr las 2 principales refinerías petroleras de Arabia, con drones, lo que afectó considerablemente la producción de la petrolera Aramco.

Todos estos hechos han generado que desde las potencias occidentales observen con preocupación el liderazgo de Bin Salman. Consideran que ha entrado en una vorágine que se debe detener, pues podría tener implicancias gravísimas para la geopolítica de Washington y de la Unión Europea en la región.

Máxime que en los últimos días, visitó el país el mandatario ruso Vladimir Putin que fue recibido con honores poco habituales para otros jefes de estado. Y por si fuera poco, Moscú ha comprometido ayuda económica para apoyar el desarrollo saudita.