Vie. 28. Feb 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

ESPAÑA CONDECORA TORTURADORES

ESPAÑA CONDECORA TORTURADORES

Cuestionada acción estatal...

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  El Ministerio del Interior del gobierno socialdemócrata de Pedro Sánchez (foto), que dirige Fernando Marlaska, concedió la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil al jefe de la Gendarmería Real de Marruecos, general Mohamed Haramou.

El general  Haramou –siendo joven- participó de la denominada Marcha Verde, junto a miles de marroquíes que se lanzaron sobre las posiciones españolas en el Sáhara occidental. Fue una ocupación de un territorio que pertenecía la pueblo saharaí, pero que pasó a manos marroquíes (como hasta ahora). Tras ello, siguió una persecución y masacre de quienes luchaban (y luchan) por la independencia.

Más tarde, Haramou  se convirtió en adolescente e ingresó en la Fuerzas Armadas reales marroquíes. Destacándose y consiguiendo rápidos ascensos en el escalafón militar.

La condecoración concedida por el Ministerio del Interior del gabinete socialdemócrata español  al general Haramou, no es una distinción cualquiera. Se entrega exclusivamente a aquellos oficiales generales o personal civil  que se ha destacado por sus “sobresalientes méritos relacionados con el Cuerpo de la Guardia Civil o la seguridad pública”. Condecoración que debe contar –además-, con la ratificación expresa del Consejo de ministros del gobierno de España.

Al parecer, para los españoles los méritos de este alto militar se encuentran fundamentados en haber estado siempre ligado a los servicios secretos y a la inteligencia de Marruecos, como de una potencia occidental.

Pero por si fuera poco, además del general  Haramou, el Consejo de Ministros de España otorgó una distinción al Director General de la Seguridad  del territorio y Director general de la Seguridad Nacional marroquí, Abdellatif Hammouchi.

Tiempo atrás este personaje había recibido del Ministro del Interior (del PP, Partido Popular) español Jorge Fernández Díaz, la Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo (la más alta condecoración del Cuerpo Nacional de Policía).

A Hammouchi, en Francia, se le ha seguido un procedimiento judicial por torturas (sobre al preso político saharaui Naama Asfari).

Y en el 2014 le fue ordenada su detención por la policía judicial francesa para llevarlo a declarar  a los Juzgados en relación con las denuncias de tortura contra los presos políticos saharauis Adil Lamtalsi, Naama Asfari y el ciudadano franco marroquí Adil Lamtalsi.

Las denuncias habían sido  interpuestas por las Asociación francesa de Cristianos por la Abolición de la Tortura.

Pese a sus requerimientos judiciales, Hammouchi no se presentó ante la Justicia francesa (alegó  que se encontraba en una residencia diplomática, y ello le otorgaba inmunidad frente a las reclamaciones de la Justicia). De esa forma, ni fue juzgado, ni condenado.

Estas acciones demuestran que más allá del tinte del gobierno español (derechista, socialista o socialdemócrata) fronteras afuera continúan con una política neocolonislista pro-marroquí, y funcional a la geopolítica de Washington. Estas ‘premiaciones’ demuestran que existe una constante y estrecha  colaboración española la dictadura marroquí.