Mie. 14. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Política

LA CORTE CON NUEVO TITULAR

LA CORTE CON NUEVO TITULAR

Tal lo programado, el macrismo-UCR disfruta de un nuevo avance sobre la justicia...

SANTA FE-ARGENTINA  Otro día difícil (por no decir, negro) para la justicia argentina. Desde el 1° de octubre y por tres años (para empezar…) el titular de la Corte Suprema de Justicia es Carlos Rosenkrantz.

En su momento el presidente Mauricio Macri intentó hacerlo ingresar al máximo tribunal nacional “por la ventana”, a través de un decreto, y violando las normas vigentes. Iba acompañado por el abogado santafesino Horacio Rosatti.

Al final, tras el escándalo, Macri debió dar marcha atrás, y cumplir la ley… Fue propuesto y logró la aprobación legislativa. Dentro de la Corte era una voz confrontativa con quien era el titular, Ricardo Lorenzetti. Tanto que su llega al cargo fue el resultado de un virtual “golpe de Estado” judicial, producido semanas atrás, que forzaron al rafaelino abogado a anunciar su abandono del cargo tras 11 años en el mismo.

Rosenkrantz fue electo por sus pares el 11 de septiembre pasado. Un anuncio que provocó el inmediato rechazo y críticas desde los organismos de derechos humanos, y sectores sociales. No debe olvidarse que él, junto con Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco, fueron los jueces que en el 2017 firmaron el vergonsozo fallo para aplicar el 2x1 (para computar dobles los días en prisión sin sentencia firme) a condenados por delitos de lesa humanidad.

La actual vicepresidenta Highton continuará en su puesto; y Lorenzetti, Rosatti y Maqueda serán vocales.

Con esta asunción se puede concluir que el presidente y su grupo gobernante tendrán un control del Cuerpo, como no ocurría en épocas de los 90. Rosenkrantz es un jurista de extracción radical. Fue asesor del ex presidente Raúl Alfonsín; y a la hora de ser votado en el senado nacional, recibió 58 votos a favor (mientras que Horacio Rosatti sumó 60…).

En sus antecedentes como pofesional se cuenta que fue abogado del estudio jurídico “Bouzat, Rosenkrantz y Asociados”, que tuvo entre sus clientes a firmas como La Nación, Clarín, Cablevisión, el Grupo De Narváez, Carbap y McDonald’s, entre otros. Fue un crítico a los fallos “Simón” y “Mazzeo”, que habilitaron juzgamiento por delitos de lesa humanidad a los criminales de la última dictadura cívico-militar.

Cuenta con el respaldo de la DAIA (es el primer argentino de cultura o religión judía en integrar la Corte). También de los medios hegemónicos, con Clarín y La Nación a la cabeza.