Mar. 18. Jun 2019, Santa Fe - Argentina
Política

EL (IRREAL) PAÍS O PARAÍSO DE MACRI

EL (IRREAL) PAÍS O PARAÍSO DE MACRI

Un discurso a contrapelo de la realidad...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Los porteños y bonaerenses llegados a primera hora de la mañana al área del microcentro se encontraron con que la ciudad estaba virtualmente “tomada” por las fuerzas de seguridad.

Además, sin aviso de ningún tipo, se habían dispuesto que líneas de subterráneos y del ferrocarril, tuvieran servicios limitados y demoras; que no llegaran a determinadas estaciones; que no se pudiera circular por numerosas calles y avenidas; y que no se pudiera acceder a ciertos sectores que fueron vallados.

Un evento que debería haber sido una fiesta institucional, se transformó en una muestra de aislamiento popular y social.

Mauricio Macri brindó su discurso frente a la asamblea legislativa, llegando minutos antes de las 11 de la mañana al Congreso, escoltado por los Granaderos a caballo.

Antes, a partir de las 10 y 30 horas, la vicepresidenta Gabriela Michetti, acompañada por el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y por el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, había dado inicio al encuentro ante los legisladores, con izamiento de la bandera y entonación del himno nacional.

En el recorrido hacia el Congreso, la caravana presidencial evitó los sitios donde existían protestas callejeras. Por ello Macri no pudo ver los carteles y las expresiones de repudio que comenzaron pasadas las 10 de la mañana. En torno al Obelisco (para marchar hasta el Congreso) el Frente Darío Santillán mostraba carteles denunciando el hambre, y la emergencia económica. La Policía se encargó de bloquear el paso.

Ingresado al recinto del Congreso, Macri se encontró con numerosos carteles situados en las bancas de la oposición: “Basta de despidos”, “Hay otro camino”, “Presidente, ¿le va a pagar la deuda a San Luis?”, “Fuera yanquis de Venezuela y de América Latina”, entre otras expresiones.

El mandatario sostujvo que el país salió del pantano (?) y sostuvo que impulsará este año, la reforma al Código Penal y la creación del Régimen Penal Juvenil. Defendió el inconstitucional “decreto de necesidad y urgencia sobre la extinción de dominio es un reflejo de la postura que los argentinos tomamos”, dijo. Lo que era apoyado desde la barra por el macrismo (que si pudo ingresar al recinto), al grito de: Si, se puede.

Se trata de la expresión de campaña de Cambiemos, que es una copia fiel de la usada años atrás en EEUU por Barack Obama.

De manera desafiante y tratando de mostrarse como el único que da lucha a la corrupción, Macri dijo: “El que se oponga diga dónde está parado y a quién quiere proteger”, acusando a los legisladores que frenaron la norma por considerarla anticonstitucional.

A los 25 minutos de hablar se refirió a la pobreza, que en campaña constituyó un latiguillo bajo el eslogan de la pobreza cero. Dijo: “Lamentablemente la pobreza ha vuelto a ser la de antes pero ahora la medimos y decimos la verdad”.

Una manifestación cargada de cinismo. Porque la pobreza ha crecido durante su gestión de gobierno; y su respuesta es la de medirla (¡).

A todo ello, en un momento se produjo el intento de ingreso al recinto de la  diputada electa  Johanna Picetti (de Cambiemos), a la que la vice Michetti dió la orden de echarla.

Cómo pudo sortear las extremas medidas de seguridad esta señora, que no pudo asumir al poseer denuncias por violencia contra sus hijos…?

En otra de sus exposiciones, reclamó modificar la Ley de Financiamiento Educativo para poder divulgar los resultados de las mediciones estandarizadas fuertemente criticadas por los docentes.

Más adelante defendió la “revolución de los aviones” (¿?), como el Gobierno llama a la llegada de las compañías low cost, que se están apropiando irresponsablemente de los cielos. Puso como ejemplo al aeropuerto de Palomar, dentro de esa política. Se trata –justamente-, del sitio que los vecinos rechazan y denunciaron ante la Justicia por ser “ilegal”, y no contar con medidas de seguridad.

Mientras la desocupación continúa aumentando, inclusive en los propios datos oficiales del macrismo, el presidente dijo: “Cada minuto que pierde un emprendedor haciendo un trámite, es un minuto menos para crear empleo Trámites que llevaban meses ahora llevan semanas. Ya no hay más papelerío” (¿?).

Posteriormente avanzó en temas internacionales: “Cómo puede ser que condecoramos a Maduro si hacía rato que no respetaba la democracia ni las libertades individuales. Mi reconocimiento al presidente encargado Juan Guaidó" (?).

Agregando –en su ataque a la aprobación del Memorandum por parte de diputados y senadores-: En 2015 también se negociaba la impunidad con el régimen iraní sobre heridas abiertas en los atentados más grandes de nuestra historia”.

Justo cuando cumplía una hora de hablar, Macri festejó que el país haya sido sede del G-20. Finalmente sostuvo que "elegimos mirar la realidad de frente Cambiar en serio implica atravesar dificultades”.

Macri, al parecer, vive en un país de fantasía.