Lunes 07 de Agosto de 2017 a las 16:58

generales

"VERY GOOD, MAURICIO..."

RÍO DE JANEIRO-BRASIL (por Felix Dirceu) Por fin Mauricio Macti puede mostrar un “triunfo” diplomático. Con él como principalísimo “líder”, el Mercosur suspendió a Venezuela. Una “victoria” que seguramente se debe haber festejado rápido ‘de parados’, en alguna oficina de Washington… En San Paulo, los cancilleres del bloque decidieron suspender “por tiempo indefinido” a Venezuela como integrante del mismo. La suspensión es una “respuesta” al presidente venezolano, a quien acusaron de “violar el orden constitucional”. El comunicado oficial cita que "La suspensión de Venezuela fue aplicada en función de las acciones del gobierno de Nicolás Maduro y es un llamado para el inmediato inicio de un proceso de transición política y restauración del orden democrático". Lo firmaron los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Tomaron parte del encuentro el argentino Jorge Faurie, el brasileño Aloysio Nunes, el paraguayo Eladio Eloizaga y el uruguayo Rodolfo Nim Novoa. Sustentaron ello en la cláusula por la cual se suspende a un integrante del Mercosur que se considere haya roto el orden constitucional. Ello persistirá hasta tanto “no haya restaurado el orden democrático y liberado a todos sus presos políticos”. Fiel a su doble manejo diplomático, Uruguay se mostro como el más flexible, buscando evitar la suspensión. El más duro en sus planteos fue el representante argentino, por orden presidencial. Su postura fue respaldada por los diputados de Cambiemos que enviaron una carta a la ONU solicitando su intervención para restablecer la paz en Venezuela. La cláusula aplicada, llamada “cláusula democrática”, tuvo su antecedente en 2012, cuando Venezuela fue admitida en el Mercosur. En ese momento se suspendió a Paraguay por el golpe parlamentario contra Fernando Lugo. Conocida la medida…: en el diálogo telefónico con una radio, Maduro saludó al aire a la presa política argentina Milagro Sala (que lo escuchaba desde la cárcel de Alto Comedero, en Jujuy): "Somos Mercosur de alma, corazón y vida. Algunas oligarquías golpistas como la de Brasil o unas miserables como la que gobierna Argentina podrán intentarlo mil veces, pero siempre estaremos ahí". Luego calificó a Macri como "un empleado doméstico de Washington… tiene una obsesión con Venezuela… es la punta de lanza de la agresión… Ojalá tuviera esa obsesión para terminar con el desempleo y restablecer las pensiones de las viejitas”.