Sabado 05 de Agosto de 2017 a las 21:49

politica

CORRALITO ! CORRALITO...!

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA Se acercan las elecciones Paso y los datos que las encuestadoras le acercan al gobierno nacional resultan preocupantes. Por ello, quienes proclamaban a los cuatro viento el “fin del cepo”, ahora reclaman la intervención del Estado, para controlar el dólar (¡!). En reuniones en Casa Rosada, son cada vez más los funcionarios de Cambiemos que piden un “control sobre el dólar”, aunque más no sea por 2 semanas. Hasta que pasen las elecciones Paso. Luego… que suceda lo que tenga que suceder. Rechazan por necesidades electoralistas la "flotación libre" y piden un control sobre el dólar. Una propuesta que debería usarse hasta el 14 de agosto. Pasada la elección (primarias), que se produzca el regreso a la “ortodoxia cambiaria”. Sostienen que existe un “empate técnico” en suelo bonaerense entre Cristina Fernández y Esteban Bullrich, y que los movimientos alcistas del dólar podrían perjudicarlos. Increíblemente, tras casi 2 años de gobierno, ahora le echan la culpa al dólar… Desde que asumieron, los macristas siempre sostuvieron que necesitan tiempo. Pero ahora, esa excusa ya no les alcanza para convencer a los votantes. Por lo cual, ante una economía que no crece y que –dicen- comenzará a mostrar sus “bondades” en el 2018, necesitan enfriar la economía. El tema es que la economía…: por cierto está más que fría. Lo que está caliente es la bicicleta financiera, que el propio gobierno instaló y defiende. El afirmar que la inflación sigue bajando, ya no sirve como demostración de bonanza. Los precios no aumentan (como en el 2016), porque no existen bolsillos que puedan afrontar los gastos. El gobierno llega a las elecciones Paso y legislativas del 2017, sin poder mostrar su prometido “control” de la inflación; ni “reactivación”; ni “equilibros” en la gestión. El dólar ha sido dejado en manos de “los mercados”, tal como proclamaba Mauricio Macri. La apertura económica (libres importaciones) ha sido instalada como una “necesidad” para “integrarnos al mundo”. Acciones estratégicas, que van mostrando que tiene sus (pocos) ganadores, y (muchos) perdedores. Ahora, cuando hay que votar, el macrismo y sus socios, salen a tratar de rescatar a los (muchos) perdedores. Para lo cual apelan a un ‘corralito’ que deben salir a aceptar los (pocos) ganadores. El viernes 28-7, el Banco Central, por decisión (y presiones) de Federico Sturzenegger, vendió U$S 305 millones para imponer un precio sostenido del dólar (que osciló hasta los $ 18,50). Una maniobra de claro “intervencionismo” como el neoliberalismo la califica, y que es propia de… “gobiernos populistas”. Fue una necesidad y a la vez un mensaje a los especuladores de la city porteña, que juegan a enriquecerse con el manejo de las divisas. Macri quiere una pax cn los especuladores. Les pide que lo entiendan, hasta las cercanas elecciones. Mientras tanto, la dolarizada economía argentina mueve entre 500 y 600 millones de dólares diarios!. Un dato no menor, pues Macri declaró que los argentinos “no deben preocuparse” por el valor del dólar (¿?)… El tema es que las variaciones del dólar influyen directamente en los precios argentinos. Y el votante común (trabajador, desocupado, pensionado, cuentapropista, trabajador no registrado, jubilado…), tiene sus ingresos pesificados. Es por ello que desdela jefatura de Gabienete, “el brujo” Marcos Peña, ha decidido que el macrismo intervenga en el mercado cambiario para “garantizar” que ante las elecciones legislativas de octubre, el dólar esté ‘planchado’ en los $ 19. Y que desde el Indec se informe que la inflación mensual no supera el 2%... Y para tratar de fortalecer toda esta estrategia, se ha salido a instalar que el dólar “se escapa” porque existe miedo a que gane Cristina Fernández (¿?).