Martes 25 de Julio de 2017 a las 18:55

generales

EEUU: OTRO SOLDADO QUE SE CAE

BARCELONA-ESPAÑA (por Xavi Torres) Nuevo golpe afecta al trumponismo, a seis meses de haber llegado a la Casa Blanca. El portavoz oficial, Sean Spicer, ha presentado su dimisión. Tras seis meses de presión máxima (con errores, desavenencias y desautorizaciones) con el presidente, la voz pública de la Administración Trump ha anunciado que en agosto se retira. Ha dicho que se marcha por su oposición a un nuevo director de comunicaciones. Sin embargo, su salida es el resultado de un papel acartonado. Se marcha anticipadamente un personaje que los medios estadounidenses han rechazado. Pero además, ha quedado en claro que ni siquiera Donald Trump lo apreciaba. Se ha dicho que lo continuará en el cargo la actual adjunta, Sarah Huckabee Sanders (34 años, hija de un ex gobernador republicano). Su padre es…: Mike Huckabee, que fue gobernador de Arkansas. Un personaje de estilo agresivo y desafiante. Se trata de una mujer que en las últimas semanas alcanzó más protagonismo (a costa de Spicer, al que relegó a un segundo plano). Sanders trabajó como asesora de la campaña de Trump. Mantiene una relación muy cercana con su padre, con el que llegó a la política. Trabajó en la campaña del exgobernador en 2008 (cuando tampoco logró la candidatura republicana). Mudada y radicada en Washington (años atrás), trabajó para el Departamento de Educación (en el gobierno de George Bush). Luego creó (con su cónyuge), una consultora para asesorar a políticos en campañas presidenciales y del Senado. Finalmente, de Spicer –nacido en Rhode Island, en 1971-, se sabe que no era un hombre de Trump. Si bien es republicano, la llegada al cargo se debió a la presión ejercida por el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus. Al segundo día de arrancar en el cargo, Trump lo destrató por el traje y la corbata que había usado en su primera comparecencia. Luego lo cuestionó por su forma de hablar. El trato del mandatario para con él era de desprecio. Su forma de manejarse fue pésima. Rechazaba el ser contradicho. Mostraba agresividad verbal con el periodismo. Autoritario e incapaz de generar alguna amistad, fue tomado por el periodismo como ‘el’ enemigo a mano, en reemplazo del presidente. Cuando Trump decidió nombrar como director de comunicaciones de la Casa Blanca a Anthony Scaramucci, (un financiero de Nueva York que tomó parte activa en la campaña electoral), Spicer y Priebus lo rechazaron. Al parecer no se dieron cuenta (ambos) que Scaramucci es amigo del presidente, de su hijo mayor y de su yerno. La llega al cargo fue tomada por Spicer como una desautorización personal y presentó la renuncia.