Martes 25 de Julio de 2017 a las 21:37

futbol

NUEVA OFENSIVA CONTRA EL FÚTBOL

SANTA FE-ARGENTINA Mauricio Macri y su equipo no se detienen. El objetivo de convertir a los clubes en sociedades anónimas, sigue adelante. Algunos creyeron que habían logrado burlar los aprietes del gobierno (que asfixió a los clubes y retardó el re-inicio del campeonato en el 2017). Se equivocaron. Porque el paln está en pie. Y para que los dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), lo tomen en serio, desde “arriba” (jefatura de Gabinete del gobierno) les han indicado que deben reunirse con la Secretaría de Seguridad Social (dependiente del Ministerio de Trabajo). El objetivo establecido…: por el ministro Jorge Triaca, es el de “analizar” el Decreto 1212. El mismo refiere al régimen especial de aportes personales de los futbolistas, y contribuciones patronales de los clubes al Estado. Lo de “analizar” en verdad es un eifemismo. Porque desde el Gobierno plantearán su exigencia (e imposición) y los dirigentes tratarán de aguantar los golpes. Se trata de un…: sistema creado durante el gobierno de Eduardo Duhalde (2003; con la firma de la entonces Ministra de Trabajo, Graciela Camaño de Barrionuevo…). Mediante el mismo se buscó ayudar a los clubes para que no se incrementara “el rojo. Es así que ‘ahora’, algunos dirigentes por los pasillos afistas se muestra preocupados, pues se dan cuenta que deberán soportar otra ofensiva macrista. Para lo cual quedarán expuestos a una nueva (e inexcrupulosa) maniobra de asfixia económica. Desde el gobierno le han enviado el nuevo proyecto oficialista al titular de AFA, Claudio Tapia. Desde AFA esperan poder consensuar una contra-propuesta. En el medio está el reclamo de la AFIP, que exige el pago de los –dice- 1.346 millones de pesos que deberían los clubes, a la Seguridad Social (monto que actualizado, a fin de este 2017, superaría los 1.700 millones…). El régimen vigente (de aportes y contribuciones) desde la época del expresidente Duhalde, significó una valiosísima ayuda para los clubes. El Decreto 1212 refería a “los aportes personales y contribuciones patronales correspondientes a los jugadores de fútbol, miembros de los cuerpos médicos, técnicos y auxiliares que atiendan a los planteles que practiquen fútbol profesional en cualquier categoría y demás personal dependiente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), y de los clubes” (de Primera A, Nacional B y Primera B). Era lo que debía abonarse al Instituto Nacional de los Recursos de la Seguridad Social, en un 2% de lo que recaudaran los clubes en tres rubros: venta de entradas, transferencias de jugadores, y derechos de televisión. A su vez el Estado suspendía los juicios o ejecuciones en curso contra los clubes. Años más tarde (en agosto de 2005), esa alícuota se elevó al 6,5%. El primer “aviso” macrista lo hizo la AFIP indicando que para poder cobrar la deuda a los clubes, debía elevarse la alícuota, llevándose la 29% (¡!). De esa forma la AFIP podría cobrar los 1.346 millones de pesos, en 3 años. O de lo contrario al 10%, para un pago a 20 años. De esa forma el gobierno les mostró “sus cartas” a los dirigentes… Algunos no se percataron y creyeron que se trataba de un ‘dato’ estadístico. Bueno… ahora comienzan a entender, que ante las barbaridades (y desfinanciamiento) que las sucesivas conducciones dirigenciales impusieron en sus clubes, le dejaron una nueva “herramienta” para que Mauricio Macri los ajuste (apreite y extorsione). Es cierto que la deuda existe. También que existe un desfinanciamiento del sistema. Y que los dirigentes futboleros han mostrado máxima irresponsabilidad. Pero ello no es justificativo para usar el tema como forma para avanzar y terminar de regalar los clubes a grupos inversionistas. Tanto el gobierno como los dirigentes son concientes que elevar la alícuota hará inviable a los clubes. Ocurre que los malos partidos, las televisaciones y la inseguridad, ha hecho que cientos de miles de simpatizantes dejen de asistir a los partidos (excepto para los clubes grandes). Con lo cual, se terminó una de las 3 ‘patas’ de ingresos tomados en cuenta en el Decreto 1212. Cuando en el 2003 se dictó la nueva norma de aportes, el titular de la AFIP era Alberto Adad, que ocupó el cargo entre 2002 y 2008 (gobiernos de Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández). El organismo priorizó la necesidad de ayudar a los clubes… Llamativamente, el mismo Abad, asumido en diciembre de 2015 con Macri, es el que ahora aprieta para desfinanciar a los clubes… El funcionario considera que la alícuota debe elevarse al 25%. De esa forma, si un club vende a un futbolista en 5 millones de dólares, el “reparto” de ese ingreso bruto, sería: 25% para AFIP (U$S 1.250.000); futbolista (15% = U$S 750.000); AFA (2% = U$S 100.000); y Futbolistas Agremiados (0,50% = U$S 250.000). En síntesis: si un club (grande) vende al jugador en 5 millones de dólares, dejaría en el camino un 42,5% (U$S 2.125.000). Imaginemos qué le puede ocurrir a un club mediano o chico, cuyo mayor ingreso puede ser por la venta de un futbolista en menos de 1 millones de dólares… Y aquellos clubes (la inmensa mayoría) que no pueden vender…? Se viene una nueva pelea, donde se juega la existencia de los clubes, como entidades civiles.