Sabado 22 de Julio de 2017 a las 22:18

economia_empresas

ENTREGA DE SOBERANÍA TECNOLÓGICA

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA El gobierno de Mauricio Macri (Cambiemos) ha cerrado otro acuerdo, privilegiendo los intereses empresariales, aún violando los derechos de los ciudadanos argentinos. El Ministerio de Modernización firmó un memorándum de entendimiento con la multinacional Amazon, en contra de la Ley de Protección de Datos Personales argentina. El Gobierno de Mauricio Macri podrá usar durante un año dos bases de datos de Amazon Web Services (AWS), en países aún no identificados. A cambio, la empresa apoyará a 300 startups con capacitación y financiamiento, entrenará a 300 docentes y 1.000 alumnos de 200 escuelas en temas referidos a computación. El tema es…: que la ley de hábeas data indica que los datos de los habitantes argentinos deben estar en servidores locales y no pueden transferirse a países que tengan un rango de protección menor que el nacional. Con lo cual, al transferirse los datos al servidor ofrecido por Amazon, el gobierno estará violando la ley. Ante esta clara violación (y sin ponerse colorado), el mánager regional de AWS, Marcos Grilanda, dijo que Amazon trabajá con el Gobierno argentino… para lograr un cambio en la legislación (¡!). Este tema no es superficial, sino que significa que el gobierno argentino avanza hacia la cesión de soberanía tecnológica. Con esta decisión el ciudadano queda desprotegido pues nadie protege sus datos personales (que son propiedad individual), no del Estado para ser regalados a una multinacional. El gobierno de Macri ya ha dado pasos en el mismo sentido con Facebook y la china Alibabá. La estrategia es la de ceder lo más que se puede ante los poderes internacionales, para “llegar bien posicionados” (¿?) a la cumbre de la Organización Mundial del Comercio, que se hará en Argentina en diciembre. Estados Unidos defiende los intereses de los poderosos de la industria mundial, en cuanto a las regulaciones del comercio electrónico. En ese camino, Macri decidió atar al país en defensa de los mismos intereses. Se apuesta a eliminar cualquier tipo de protección de datos; prohibir aduanas en bienes digitales; total libertad para las empresas electrónicas; permitir la circulación sin límites de datos transfronterizos. El objetivo final es que no exista ninguna regulación y que los datos puedan estar disponibles para cualquier país. El tema es que esa libertad no es igual para todos. Los que se beneficiarán inmediatamente son las multinacionales que ya trabajan en ese sentido y condicionan (a través de la ‘diplomacia’ de las embajadas de las potencias occidentales) a los países más débiles y menos desarrollados como Argentina. Quien dispone de datos personales de ciudadanos, los usan para comercio. Para hacer negocios. Con este acuerdo firmado con Amazon, se deja de lado el data center disponible en ArSat (que ha sido calificado y reconocido como muy bueno por especialistas libres y no ligados a las multinacionales).