Lunes 10 de Julio de 2017 a las 10:00

medios

LA FUSIÓN CABLEVISIÓN - TELECOM (1, 2, 3)

SANTA FE-ARGENTINA La noticia sobre la fusión de Telecom y Cablevisión, no sorprendió. Era un hecho esperado que el grupo Clarín iba a realizar una gran avance concentrador (a su favor) durante la gestión de Mauricio Macri. Y sucedió. Se trata de un hecho de alta implicancia en el mercado de las telecomunicaciones argentinas. Porque la nueva empresa será la única (¡!) con infraestructura desarrollada para ofrecer cuádruple play desde el 1º de enero de 2018. En esa fecha…: las normas desregulatorias dispuestas por Macri, permitirán a un mismo operador ofrecer un único paquete de telefonía fija y móvil, internet y televisión por cable. Ya desde hace años Clarin “trabajaba” a destajo para llegar a este posicionamiento, que en el 2005 le frustró en entonces mandatario Néstor Kirchner. Desde el 2006, el fondo Fintech (de David Martínez) tenía el 40% de Cablevisión, y compró la parte de Telecom Italia en Telecom Argentina en 2015 (lo hizo a sabiendas del mayúsculo interés de Clarín por la compañía de telecomunicaciones). Con la asunción de Macri todo se facilitó, ante las nuevas normas dictadas desde el primer mes de su gestión. Fue cuando a través de un decreto de necesidad y urgencia (el nº 267) derogó la vigente Ley de medios y cambió la regulación para las telecomunicaciones. Fue a partir de ahí que se sucedieron otros decretos y resoluciones por los cuales Clarín y Cablevisión quedaron posicionados para ofrecer 4G (la última tecnología móvil disponible), a través de Nextel. Ello sin haber pagado por las frecuencias las sumas millonarias que debieron afrontar Telefónica, Claro y la propia Telecom en 2014. Es así que Argentina se queda sin un cuarto operador de telefonía móvil, y Nextel desaparecerá a futuro. Pero sin lugar a dudas que la gravedad de esta maniobra es que se produce una gravísima concentración que tendrá la nueva compañía. Debe tenerse…: en cuenta que esta surgente empresa fusionada tiene 3,9 millones de líneas fijas, 19,5 millones de líneas móviles, y casi 4 millones de los accesos a banda ancha en todo el país. Y por si ello fuera poco: 3,5 millones de usuarios de TV por cable. A su vez Telefónica cuenta con 6 millones de líneas fijas, y 17 millones de móviles,; con otros 1,6 millones de accesos de banda ancha. Mientras que Claro (del grupo mexicano Telmex, de Carlos Slim) posee 21,7 millones de líneas móviles. Resumiendo: Telecom-Cablevisión (grupo Clarín), controlará el 36% de los clientes del mercado de las telecomunicaciones. Siendo escoltada por Telefónica (el 30%) y Claro (el 25%). Sin embargo, el dato destacado es que Telecom-Cablevisión posee más del doble de los accesos a internet (comparado con Telefónica). Y entre ambas, manejan el 90% de dicho mercado. Mirando a futuro…: el segmento del negocio que tiene más posibilidades es el de acceso a internet a través de los móviles de última generación. Ello significa que quien disponga de un mejor posicionamiento en banda ancha se posiciona de manera dominante. De manera tal que Telefónica tiene ya un techo. Porque la televisión por cable terminará por ser “una antigüedad” (opción obsoleta) ante la posibilidad de bajar contenidos "in streaming". De manera tal que Telefònica no invertirà en nuevas redes (para ofrecer televisión por cable). Y esa es la única opción de crecimiento que podría tener, pues está prohibido que las empresas de telecomunicaciones brinden televisión satelital. Es dable saber que si bien el grupo Clarín y Cablevisión Holding aparecen como sociedades separadas, los accionistas de Clarín son los mismos que controlan el 60% de Cablevisión (¡!). El grupo posee principal diario argentino (Clarín) y controla el Canal 13 (en televisión abierta) y varios canales de televisión por cable. Dispone de las radios más escuchadas (Mitre y FM 100), y además controla el papel que le vende a los medios gráficos argentinos. Una demostración contundente de cual es el poder que deja construir Mauricio Macri, que se transforma en un verdadero instrumento de información-desinformación dentro de la sociedad. Pero en una Argentina donde “las leyes del mercado” rigen con total libertad, los servicios prestados por esta fusión, no son considerados públicos. Por lo cual, los precios pueden fijarse libremente… SANTA FE-ARGENTINA Todo lo que ha venido haciendo Mauricio Macri a nivel comunicacional ha sido para beneficiar al grupo Clarín. Vaya coincidencia: el poderosísimo grupo mediático que lo sustentó por años en sus gestiones en la ciudad de Buenos Aires y en la campaña a la presidencia… Para “devolver” los favores recibidos, apenas llegó a la Casa Rosada, Macri apuntó destruir la Ley de Medios. Una herramienta discutida ampliamente y aprobada por el Congreso. Era una herramienta que buscaba impedir los monopolios en la materia comunicacional. Los favores del actual gobierno para con el grupo Clarín no tienen antecedentes. Ahora se va cerrando el entendimiento de toda la contrucción macrista y las operaciones empresariales. Resultado de todo ello se ha conocido que Cablevisión (uno de los brazos del pulpo Clarín) anunció su fusión con Telecom (uno de los 3 actores principales de la telefonía). De esta forma la gran ambición de Héctor Magnetto se corona, en una lucha donde en algún momento lo llevó a distanciarse de Carlos Menem y años más tarde de Néstor Kirchner. A partir de ahora ya nada será igual en el país. Si el grupo Clarín ejercía una fuerte presión para con políticos, empresas, sindicalistas, legisladores y la sociedad toda, ahora ello será geométricamente superior (a medida que pase el teimpo). Una misma empresa controlará el 36% del mercado de telefonía móvil; controlará el 55% de las conexiones a internet; controlará el 40% de la TV paga (más del 80% en ciudad de Buenos Aires y Córdoba). Controla uno de los principales canales de TV abierta; controla una decena de radios; otros 3 canales de TV abierta en el interior; 6 diarios; las 2 radios más escuhadas; decenas de radios del interior; y en sociedad con firmas de EEUU (adjudicadas por la AFA), una parte fuerte del negocio del fútbol… Desde el grupo Clarín, para justificar este (regalado) monopolio, sostienen que el mercado necesita de grandes volúmenes de inversión y abierto a la competencia internacional… Para llegar a este dominio y control, Macri aniquiló la Ley de Medios y no ha realizado absolutamente nada para evitar este resultado. Ni siquiera se ha tomado la molestia de analizar las regulaciones antritrust vigentes en Estados Unidos, Alemania o Francia. Este hecho –inédito-, además de ser un escándalo, que beneficia al grupo Clarín como dominador y haciendo crecer sus acciones a futuro, provoca cierta “inquietud” en algunas embajadas. Ha trascendido que este “facilitamiento” le permitirá al grupo Clarín convertirse en un auténtico dominador de la política argentina. Una situación que preocupa por las consecuencias que pueden tener “para la democracia”, afirman. No es la primera vez que el grupo Clarín se beneficia de un gobierno. Es dable recordar que los criminales gobernantes de la dictadura cívico-militar (1976-1983) le “entregaron” (a Clarín, La Nación y La Razón) Papel Prensa. Un mega-negocio de procuir papel para dichos medios a bajo costo, que además logra grandes ganancias, pues provee de papel al resto de los diarios y revistas argentinas (imposibilitados de importar). Pero además, es una herramienta de control, pues quien no sigue una línea periodística afín a lo que marca Clarín, corre el riesgo de tener que pagar el papel más caro (que le venda Papel Prensa), o directamente de perder el cupo y quedarse sin papel… En este camino…: que Macri le allanó al grupo Clarín, además de atacar y debilitar la Ley de Medios, se produjeron la renovación de licencias; la autorización de la compra de Nextel para acceder a una banda de 4G (con lo cual Clarín no pagó centenares de millones de dólares que había costado a la competencia); y además le abrieron la puerta a que participe del negocio del fútbol (con las adjudicadas firmas estadounidenses). Pero por si todo ello fuera poco, en el año 2016 el gobierno nacional le abonó al grupo Clarín, la escalofriante suma de 34 millones de dólares por… publicidad oficial. Y trascendió que en el mismo período, las provincias de Córdoba (en manos de un aliado de Macri), la de Buenos Aires (en manos de la PRO, Marie E. Vidal) y la ciudad de Buenos Aires (en manos del PRO, Horacio Rodrúguez Larreta) abonaron –en conjunto- una suma superior a los 30 millones de dólares, también po publicidad oficial… En otras palabras: los negocios del grupo Clarín se sustenta en los dineros de… todos los argentinos (¡!). Pero si Macri es el máximo responsable de toda esta maniobra, para ello ha contado (y cuenta) con el Ministro Oscar Aguad y su partido (UCR) que respaldan toda la maniobra. SANTA FE-ARGENTINA La polémica fusión entre Cablevisión y Telecom demuestra que mientras Mauricio Macri pontificaba que sus decretos de necesidad y urgencia se lograría mayor competencia en el ámbito de las comunicaciones, la realidad prueba lo contrario. Todo lo realizado desde que este presidente asumió ha dado como resultado una gigantezca concentración de los mercados de información y comunicación de la Argentina. Y se descuenta que el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), dará su total respaldo y aprobación a este nuevo monopolio. Se asiste a…: una concentración, donde la nueva firma Cablevisión-Telecom, controlará el 42% de la telefonía fija; el 34% de la telefonía móvil; el 56% de las conexiones a Internet por banda ancha fija; el 35% de conectividad móvil; y el 40% de la TV paga. Claro que este poder es muy elevado en las zonas de mayor poder adquisitivo y de mayor concentración demográfica. La fusión se prepara para aprovechar la nueva norma establecida por Macri, a partir del 1º de enero de 2018. Según los fusionados, ello "potenciará la inversión en la infraestructura más moderna de tecnologías móviles así como el despliegue de una red de fibra óptica de alta velocidad". Una forma eufemística de ocultar la verdad: nace un poder aún más concentrado, que ejercerá una gran influencia sobre la sociedad en general. La misma democracia está en juego.