Martes 04 de Julio de 2017 a las 14:02

opinion

AVISO FÚNEBRE BIEN IDEOLÓGICO

SANTA FE-ARGENTINA (por Esteban D’Arret) Reapareció María Estela Martínez de Perón. Si; quien fuera conocida como Isabelita, expresidenta de los argentinos, ha enviado un saludo necrológico. Pero el mismo –aún sin que fuera su intención-, tiene un claro significado político e ideológico. Recientemente falleció el cuestionadísimo sindicalista Gerónimo Venegas. Un socio del actual mandatario, el neoliberal Mauricio Macri. E Isabelita ha publicado un aviso fúnebre en el (derechista) diario La Nación. En el mismo…: medio donde lo hiciera Macri, otros políticos, empresarios y amigos que de Venegas, apareció en un pequeño recuadro: “La ex presidenta de la Nación Argentina, Sra. María Estela Martínez de Perón, despide con profundo afecto al Momo y ruega una oración en su memoria". Breve, pero contundente.Suficiente como para dejar en claro de qué lado se encuentra la expresidenta en estos días de silencio. Quien fuera derrocada por los militares en 1976, terminó mostrando su adhesión para con personaje –que más allá de su muerte-, ha sido quien traicionó los intereses de sus “representados” (los trabajadores rurales), para ser funcional, aliado y socio político de Macri. Justamente de quien defiende los intereses contrapuestos de los trabajadores del campo. Bueno; junto a ellos apareció el saludo de Isabelita. En verdad que en…: estos (y pasados) días, poco y nada se sabe de ella a los 86 años. Se sabe que tiene problemas de movilidad; que no sale de su casa; y que apenas se la puede ver, cuando concurre a alguno de los médicos que cuidan de su salud. Tras ser liberada en 1981 por los dictadores (que la encarcelaron en 1976), se exilió en España. Tras ello, pocas veces retornó a su país. La última en 1994, para participar de una misa oficial por el día de la Independencia junto al presidente Carlos Menem (1989-1999). Aunque antes lo había visitado cuando éste apenas asumió en 1989. Previo a ello estuvo en 1984 y 1988, al visitar al presidente, el radical Raúl Alfonsín. En el 2002…: autorizó (por carta) al presidente Eduardo Duhalde a iniciar las obras para trasladar los restos del general Juan Domingo Perón desde la sede de la Central General del Trabajo (CGT, en Buenos Aires) hasta la quinta de San Vicente (provincia de Buenos Aires), la residencia de descanso del militar y su esposa Eva Perón. Puede decirse que esa carta fue el último “acto político” de Maria Estela Martínez. En el 2007, fue detenida en Madrid a pedido de un tribunal argentino, que pretendió juzgar por crímenes de lesa humanidad cometidos durante su presidencia (entre 1974 y 1976). Se la quería interrogar por el accionar de la banda terrorista parapolicial “triple a”, que inicialmente respondió a la conducción de José López Rega. Ella estuvo presa, pero la causa no prosperó: la justicia española dio por prescritos los delitos. Este año, la Corte Suprema de Argentina la citó a declarar en otra causa por delitos de lesa humanidad, pero fue absuelta. Tras estos pocos hechos que se conoceron, ahora Isabelita ha dado muestras de querer dejar en claro en qué posición se sitúa. Despidió a su amigo “Momo” Venegas…