Miercoles 28 de Junio de 2017 a las 13:32

opinion

LOS BONOS DE "GARDEL" MAURICIO...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (por Esteban D’Arret) Para los neoliberales, Mauricio Macri “es Gardel”. Y en tal sentido, él les devuelve esa confianza, no solo queriendo emular al gran cantante argentino, sino superándolo. Si Carlitos cantó una vez que “veinte años no es nada”, Macri, para no quedarse atrás, decidió que “cien años no es nada”…! Y lanzó un bono centenario (¿?); un hecho inédito en el mundo. No por sus características ventajosas para el país, sino porque se trata de una maniobra financiera orquestada por mentes bancarias internacionales, que servirá para condicionar a cualquier gobierno a futuro. En este sentido, el presidente es honesto: no ha querido apropiarse y respetó “el derecho de autor”. De esta forma, los ideólogos de este macabro plan financiero, son los mismos que se encargan de negociarlo (“colocación”, la denominan) en el mundo. Santander, HSBC, Citigroup y Nomura son los responsables de ello, con el visto bueno del gobierno argentino. Es así que nuevamente se cae el famoso ‘cuento’ que esgrimió el macrismo (y sus socios políticos), en el sentido que pagándole a los fondos buitres, Argentina sería un país creible, “lloverían” las inversiones, y el crédito sería “más barato”. Lo cierto es que todo ello no sucede. Porque con esta gestión, no se reducen los costos de financiamiento externo; los fondos buitres de llevaron la plata fresca; y el país se ha transformado en… el emergente que más deuda emitió en los mercados a lo largo de los últimos 18 meses. Y lo que es pero: auna tasa elevada (del 7,9%). Error? Falla en el cálculo? Inocencia? No; nada de ello. Un plan coherente por donde se lo mire, acompañado por el silencio de los medios formadores de opinión y una clase media argentina que haciéndose la distraída (o mostrando su cuel incapacidad?), solo reclama: “que metan presos a los corruptos”… Para algunos este bono a 100 años es una muestra de la “credibilidad que ahora tienen el país”. Cuando en verdad se trata de la más dura muestra de claudicación, servilismo y entrega a favor del capital internacional. Hasta el momento todos los dineros tomados por Macri no han servido para generar empleo ni para grandes obras de infraestructura. Porque en verdad a este gobierno ello no le interesa. El objetivo es tomar deuda, por la toma misma. De esa forma se sostienen un “plan económico” que hace agua por todos lados, y que necesita que dineros externos sostengan los gastos corrientes, la fuga de capitales y la remisión de utilidades (al exterior). Los dineros que se escapan alegremente, deben ser sustituidos por otros. Y allí está el macrismo, tomando deuda por todos lados. Ahora… a 100 años (¡!). Matemáticamente este bono es un verdadero escándalo, por donde se lo mire. Se ha emitido este centeario bono por 2.750 millones de dólares, por los que se deberán pagar unos 195 millones de dólares anuales en intereses (durante 100 años!). Ello significa que los ‘inversores’ de hoy, recuperarán el capital invertido en el 2013. Ello significa que hasta el 2117 (los restantes 86 años) disfrutarán de los 195 millones de dólares que los argentinos deberán seguir pagando anualmente… Los bonos se vendieron por debajo de su valor nominal; es así que los compradores pagaron 90 centavos por cada dólar de bono, con un rendimiento del 7,9%. Alguien podrá sostener que el Ministerio de Finanzas se reservó (con una cláusula) efectuar la recompra anticipada de esos papeles en cualquier momento. Pero claro… el ministro Luis Caputo (amigo personalísimo de Macri), se olvidó (¿?) de establecer a qué precio (¡!).