Jueves 18 de Mayo de 2017 a las 15:29

opinion

LA PELEA ELECTORAL BONAERENSE

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (por Esteban D’Arret) Los medios formadores de opinión continúan sosteniendo la gestión de María Eugenia Vidal, en provincia de Buenos Aires. No es un dato menor. Porque buscan distraer; fortalecer una gestión malísima; y respaldar a una política “con futuro”. Lo cierto es que la sociedad –en su mayoría- piensa todo lo contrario. Pero nada es casual, pues se trata de la pelea política y electoral en el principal distrito electoral del país. Por ello la defensa a ultranza; porque a Cambiemos, no le va bien. Para los mediáticos es fundamental sostener imágenes; cuando la sociedad piensa en su bolsillo y en la no respuesta a sus reclamos de tofos los días. Casi la mitad…: de los bonaerenses consultados por encuestadoras, hablan de no votar al oficialismo. Solo un 33% respalda las políticas de Mauricio Macri. Los estrategas de Cambiemos analizan; necesitan “una figura” que convoque, y no la encuentran. La exigencia del grupo Clarín para que ese elegido sea el médico Manes (radical) hasta el momento no convence. Han probado con Esteban Bullrich, y las encuestas (tan importantes para el PRO) apenas le dan que cosecharía un 13% de votos. Eso significa que la “tracción” que aporta la gobernadora María Eugenia Vidal, no alcanza. Además, Macri cuenta con el peso de la mediática denunciadora Elisa Carrió, que si bien es una aliada, muchas veces no se sabe hacia dónde saldrá disparada. Es por ello que no logran consensuar un candidato. Por el lado del…: peronismo, todos hablan de unidad, pero muchos hacen lo contrario. Lo que además, es agigantado por los medios formadores de opinión (que tiemblan de pensar en un peronismo unido). Durante el más de año y medio que gobierna Macri, la ofensiva contra Cristina Fernández ha sido despiadada. Pero no han logrado mellar su figura en amplios sectores sociales. Ya es claro que Florencio Randazzo apuesta “a la personal”; inclusive ha sumado a Alberto Fernández, lo busca a Felipe Sola y apuesta a quitarle adherentes a Sergio Massa. Daniel Scioli asiste a una vergonsoza operación en su contra, farandulizando su relación personal (será padre) y tratando de de hacerlo responsable de un escándalo (¿?). La intendenta de La Matanza, Verónica Magario, sigue creciendo y ya es una referente de peso. El experonista Sergio Massa quiere ser considera como tal (pese a que tiene otro partido) y trata de sumar fuerzas propias, sin saber si sumarse a la unidad peronista o tratar de jugar “la patriada” en soledad (que puede llevarlo al ostracismo definitivo). La sociedad entre un Massa que se dice peronista con una antiperonista como Margarita Stolbizer deja más dudas que certezas. Lo concreto es que el peronismo tiene en sus manos el futuro de lo que ocurra en el país. El centro de la discusión, para retener adherentes y para convencer a opositores desde el gobierno macrista pasa por el tema económico. Y no podrá dar respuesta satisfactoria en los meses antes de las elecciones. Porque no les interesa. Porque es un proyecto de país y de sociedad que excluye, no que integra y contiene. Las mayorías se sienten atacadas por un gobierno que privilegia los negocios y se “olvida” de los más necesitados. Un análisis…: indica que la oposición tiene un piso del 43,8%. El oficialismo parte del 34%. Mientras que el FR (Frente Renovador, massista) no supera el 9%. Por su parte Cristina Fernández tiene una imagen positiva en suelo bonaerense del… 42% (¡!). Supera al mismísimo presidente Macri (pese a todos los ataques sufridos desde políticos y medios de comunicación). El peronismo necesita unidad; pero para ello Cristina Fernández no puede ser candidata. Porque ello sería una traba para las negociaciones internas, y beneficiaría a la sociedad Cambiemos-Medios de comunicación, que tendrían “la” enemiga ideal.