Martes 16 de Mayo de 2017 a las 14:51

argentina

MURIÓ BAVIO. MILITANTE DE LA VIDA

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA El viernes 6 de mayo murió Gerardo Bavio, a los 91 años. Había nacido en Salta, el 23 de febrero de 1926. Se recibió de Ingeniero Civil en la Universidad de Córdoba (donde había comenzado a estudiar en 1946) en 1953 y en 1962 fue contratado por el Ministerio de Industrias de Cuba (a cargo de Ernesto Che Guevara) hasta fin de 1963. Fue profesor en la Universidad de La Habana y regresado al país, a inicios de la década del ’70 se incorpora a la organización peronista Montoneros. El 25 de mayo de 1973 asumió la intendencia de Salta (hasta febrero de 1974). Posteriormente (noviembre de 1974) fue apresado en la presidencia de Maria estela Martínez. Lo liberan en febrero de 1975 tras pasar por varias cárceles, y constituye la Junta Promotora del Partido Peronista Auténtico (junto a Armando Cabo y Andrés Framini, entre peronistas históricos y jóvenes). Tras el golpe militar de marzo de 1976 permanece en el país ejerciendo la resistencia a la dictadura. En mayo de 1978 se va al exilio, a México (también en España y Cuba). Trabaja en la Universidad Autónoma Metropolitana hasta 1990 en que regresa al país y se incorpora como asesor legislativo en la Cámara de Diputados de la Provincia de Tucumán. En 2008 es nombrado Profesor Honorario de la Universidad Nacional de Salta, donde se radicó. Publicó su libro testimonial: Huellas de la Memoria. Historia, vivencias y reflexiones sobre el siglo pasado y El peronismo que no fue. La (otra) otra historia (junto a Mario Hernandez). En su estancia en Cuba, se encontró y conoció a John William Cooke, al cual el Che había halagado en su charla personal mantenida. A partir de entonces, trabajó con “el gordo” y su pareja, Alicia Eguren, haciendo política. Bavio se encargaba de acompañar a Alicia, porque Cooke se la pasaba escribiendo. Es así que asistía a reuniones. Sobre su militancia en Montoneros, supo decir que la muerte del sindicalista José Ignacio Rucci (él se la endilga a la organización), fue un error. Se alejó en 1979, junto a otros compañeros, críticos por lo que decían la “militarización” de la organización.