Viernes 12 de Mayo de 2017 a las 13:36

opinion

UN GRUESO ERROR DE TRUMP

SANTA FE-ARGENTINA (por Esteban D’Arret) Mientras las poderosas cadenas informativas occidentales siguen instalando “el peligro” que constituiría Corea del Norte, Estados Unidos avanza en su fortalecimiento militarista en Asia. A fuerza de…: mentiras e inventos, ya ha quedado instalado en el mundo “la necesidad” y “justicia” que EEUU se ‘defienda’ (¿?) de norCorea. Para ello se justifica la instalación del polémico escudo antimisiles estadounidense en Corea del Sur. Se lo presenta como un elemento “defensivo” (sin explicar sus alcances), pero en verdad es toda una amenaza a la paz mundial, que le permite a Washington poder monitorear los movimientos del Ejército chino. El sistema de Defensa Terminal a Gran Altitud (THAAD), ya está operativo en la zona. Una agresión a todo intento pacifista, y particularmente para con Rusia, China y Corea del Norte. Se afirma que…: su funcionamiento tiene como misión el poder derribar cualquier misil disparados por Pyongyang contra los aliados de EEUU. Pero en verdad se ha transformado en una herramienta de avance militar, y de presión negociadora. Porque su existencia lo único que ha logrado es agudizar las tensiones e irritar a China. Este avance militarista –al parecer-, es solo un juego de piezas en el entendimiento de Donald Trump. Sin embargo, ha ido demasiado lejos, y en tiempo y espacio esta agresividad y torpeza (sin límites) le va a costar cara a EEUU en mesas de negociaciones futuras. Puede alguien imaginar que China se va a quedar tranquila, permitiendo que EEUU le controle todos sus movimientos de equipos militares chinos en tierra y en el mismo mar Amarillo? Acaso Beijing agachará la cabeza, mientras Washington le monitorea hasta el propio espacio aéreo…? El THAAD consta…: de unidades de entre 4 y 9 lanzaderas montadas en camiones; cada una con 8 interceptores. La batería del THAAD dispone además, del poderosísimo radar AN/TPY-2, capaz de detectar misiles entrantes a grandes distancias. El Gobierno chino además de sus críticas, reclamó a EEUU que renuncie a su instalación “de manera inmediata”; lo que fue ignorado por Trump. Lo cierto es que el Pentágono sigue mostrando a Corea del Norte como “el gran demonio”, para avanzar en su estrategia militarista, rodeando a Rusia y apuntando a China. Tanto ellos como Trump consideran que pueden hacerlo con tranquilidad, pues a los chinos solos les preocuparía “el tema económico”. Posiblemente estén cometiendo un gravísimo error.